Agentes de la Policía Nacional han detenido a un varón, 35 años de edad y nacionalidad española, al que se le imputan los delitos de robo con violencia, lesiones y abandono de menor.

Según informan fuentes policiales, el ahora detenido no dudo en cometer el hecho en unión de su hija de tres años y su perro a los que abandonó en el interior del vehículo una vez que fue sorprendido por la policía.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado día 11, cuando un varón junto a su hija menor de tres años y en compañía de un perro de raza pittbull, se acercó a un bar de la localidad de Lorquí.

Una vez allí el arrestado le manifestó al dueño del bar que había tenido problemas con su pareja y que la menor no había cenado, por lo que el propietario se ofreció a darles de comer no queriendo cobrarles la comanda.

Sobre las 1.30 horas el gerente les indica que deben abandonar el establecimiento ya que iba a proceder al cierre. Tras lo que el individuo le solicita que le lleve, tanto a él como a su hija y su perro a casa de un familiar que vive en un paraje próximo, accediendo la víctima. Una vez allí la casa se encontraba cerrada por lo que, nuevamente le requirió para que le acercase hasta la ciudad de Murcia.

Ante esta nueva petición, según ha expuesto la Policía en comunicado de prensa, la víctima no accedió por lo que el individuo, sin mediar palabra y de forma inmediata y súbita le propinó varios golpes en la cabeza con una piedra.

Aprovechando el momento de aturdimiento, en el que queda la víctima, para robarle su teléfono móvil y la recaudación del día. Así como obligarle bajo amenaza de muerte a trasladar a ambos a la ciudad de Murcia. La víctima conmocionada y sangrando, abundantemente, por la cabeza accedió a su petición, según explican las mismas fuentes.

Avanzados unos metros, una patrulla de Policía Local de Molina de Segura se cruzó en el camino, momento en el que la víctima aprovechó para parar el vehículo y pedir auxilio.

El autor al percatarse salió del automóvil y emprendió la marcha campo a través, dejando a la menor y a su perro en el interior del vehículo.

Tras diversas gestiones y con la colaboración de Policía Local la menor pudo ser identificada y entregada a su progenitora, pareja del agresor del que tiene una orden de alejamiento por un delito de malos tratos.

Posteriormente y una vez identificado el autor del los hechos se procedió a su detención. La víctima, fue trasladada a un centro hospitalario donde fue asistido por un cirujano maxilofacial y tratado de sus lesiones.

El operativo policial fue llevado a cabo por los agentes de la Comisaría de Molina de Segura, de la Jefatura Superior de Policial Nacional de la Región de Murcia, con la colaboración de Policía Local de Molina de Segura.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.