El conductor implicado en la muerte de un motorista en el Paseo Marítimo este miércoles por la noche fue detenido por su responsabilidad en el accidente. El hombre dio positivo en el control de alcoholemia y se le culpa del choque por saltarse un semáforo en rojo.

Hacia las 21 horas, el conductor de un Mercedes iba circulando en la avenida Gabriel Roca cuando disponía a girar hacia la calle Monsenyor Palmer. Para eso, se tenía que poner en el carril izquierdo, pero se quedó en el central. En ese momento, el semáforo estaba en rojo para quienes quisieran girar y en verde para los demás. Así, el hombre se paró con el consiguiente enfado de los coches que iban por detrás.

El conductor se puso nervioso por los pitidos y decidió dar un acelerón y girar, a pesar de que el semáforo indicaba que no se podía. En ese momento, una BMW K1200 iba en sentido hacia Porto Pi y se encontró de frente con el vehículo. La moto acabó destrozada y el piloto, tendido en el suelo y sin dar respuesta alguna a los estímulos. Era un hombre de 57 años. Los sanitarios ya no pudieron hacer nada para salvarle.

La Policía Local de Palma se hizo cargo del accidente y descubrió que, efectivamente, el conductor es presuntamente el responsable del choque. Además, dio positivo en el test de alcoholemia. Así, los agentes le trasladaron en coche hasta el cuartel de San Fernando en condición de detenido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.