El empresario Bartolomé Cursach se ha negado este lunes a contestar al fiscal Anticorrupción, Miguel Ángel Subirán, y se ha limitado a responder a las preguntas de su defensa.

Cursach, investigado en la macrocausa sobre la presunta trama de corrupción en la Policía Local de Palma, estaba citado a declarar a las 09.30 horas, si bien la declaración se ha retrasado alrededor de una hora.

El juez había citado al empresario para que explicara los presuntos sobornos que habrían cobrado funcionarios del Ayuntamiento de Palma.

La primera vez que compareció ante el juez, cuando fue detenido, Cursach se acogió a su derecho a no declarar. El juez lo ha vuelto a llamar porque se trata de hechos conocidos después de su ingreso en prisión, cuando una funcionaria confesó ante los investigadores haber recibido como soborno Moët & Chandon y un sobre de 500 euros, según recoge el sumario.

En un interrogatorio que apenas ha durado unos 15 minutos, Cursach se ha negado a contestar al fiscal y sólo ha respondido a las preguntas formuladas por sus abogados, Enrique Molina y Juan Socías, negando los hechos.

Tras él ha declarado el directivo del Grupo Cursach, Bartolomé Sbert, y después debían hacerlo el ex policía local Antonio Bergas, también empleado del grupo –presuntamente quien habría mediado en la entrega de los sobornos, según la funcionaria–, y el abogado Fernando Pareja, todos ellos en calidad de investigados.

Sin embargo, uno de ellos no ha podido ser citado en tiempo y forma y el otro no ha podido asistir por motivos de salud, por lo que sus declaraciones se han aplazado. La instrucción continúa y este miércoles declarará la ex directora general de Turismo, Pilar Carbonell.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.