El líder de JxSí en el Parlament y miembro del PDeCAT, Lluís Corominas, ha anunciado este jueves que no estará en las listas de JuntsxCat de las elecciones catalanas del 21 de diciembre, por lo que pondrá punto y final a una trayectoria de 14 años en la Cámara catalana, donde ha sido vicepresidente en cuatro legislaturas distintas.

En rueda de prensa desde el Parlament arropado por los dirigentes del PDeCAT Marta Pascal y David Bonvehí, ha explicado que también ha decidido abandonar la política institucional en su conjunto y orgánica: “Dejo la actividad política de primera línea como electo y tampoco asumiré directa ni indirectamente ninguna otra responsabilidad política”.

Corominas se despide de la política pidiendo la libertad por los exconsellers encarcelados, con algunos de los cuales mantiene una relación muy estrecha desde hace años: “Cada día cuando me levanto lo pienso. No es justo. Deseo que salgan en seguida de la cárcel”.

Ha explicado que le ofrecieron estar en la lista de JuntsxCat, marca con la concurrirá el PDeCAT, pero lo declinó al pensar que había llegado el momento de poner punto y final a su trayectoria en las instituciones: “Es una decisión meditada” que ya había tomado en 2015, en las últimas elecciones catalanas.

Se va con una causa abierta en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por desobediencia y otra en el Tribunal Supremo por rebelión; de esta última ha asegurado que respeta la instrucción que está haciendo el tribunal y que confía en bien pronto quedará “archivada”.

Corominas volverá a su carrera profesional como abogado para la que ya tiene ofertas, ha explicado, y no ha querido exponer hacia donde debe reconducirse el proceso soberanista tras el 21D, ya que considera que hacerlo es labor de las candidaturas que se presentan.

AGRADECIMIENTOS

Ha tenido palabras de agradecimiento desde para los tres presidentes de la Cámara con los que coincidió en la Mesa: Ernest Benach, Núria de Gispert y Carme Forcadell, hasta para el conjunto de los trabajadores de la Cámara que “dignifican” la institución.

También para los dos líderes que le han acompañado, Pascal y Bonvehí, con los que considera que el PDeCAT está en buenas manos, y para los periodistas con los que ha tenido que lidiar durante legislaturas y a los que ha pedido comprensión por haber sido a veces tan “hermético”.

Pascal ha agradecido a Corominas su labor al frente del grupo y en el partido, y ha asegurado que se trata de un “maestro” para la nueva hornada de dirigentes de la formación independentista que ella lidera.

ALCALDE Y EXPERTO PARLAMENTARIO

Corominas ha ocupado importantes responsabilidades tanto institucionales como orgánicas en la extinta CDC: fue alcalde de Castellar del Vallès (Barcelona) entre 1992 y 2004, y ha sido diputado autonómico entre 2003 y 2017.

En el Parlament ha sido vicepresidente segundo de la Cámara en la VIII y X legislaturas, y vicepresidente primero en la IX, y en la actual, la XI, un cargo que dejó en julio para convertirse en el líder parlamentario de JxSí cuando Jordi Turull se fue al Govern como conseller de Presidencia.

En sus 14 años de parlamentario se ha convertido en uno de los diputados más expertos en el funcionamiento de la Cámara, hasta el punto que se ha sido en un apoyo básico en la Mesa del Parlament para las presidentas Núria de Gispert y Carme Forcadell.

En CDC llegó a convertirse en el número dos del partido –compartido con Josep Rull– cuando Oriol Pujol dejó la Secretaría General imputado por el caso de la ITV, pero ya en el PDeCAT dejó de tener cargos orgánicos de responsabilidad.

En la anterior legislatura fue uno de los máximos responsables como ponente relator de la Ley de Transparencia que, entre otras cuestiones, supuso crear en el Parlament un registro de los lobbies que quieren influir en la actividad de la Cámara.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.