Foto: Reuters

Los medios estatales de Corea del Norte han desmentido que el último ensayo nuclear, llevado a cabo en septiembre, provocase un derrumbe que supuestamente causó la muerte de más de 200 trabajadores y ha rechazado la “desinformación” de la cadena japonesa Asahi.

De acuerdo con Asahi, que citó fuentes familiares, unos 100 trabajadores estaban dentro de un túnel en construcción que se vino abajo por el ensayo atómico. Otros cien que acudieron a rescatar a sus compañeros quedaron sepultados por un segundo derrumbe, según esta versión.

Pyongyang ha salido al paso de esta noticia y ha asegurado que se trata de “información falsa” con la que se intenta perjudicar al país y lastrar los avances de la industria nuclear.

Las actividades del régimen de Kim Jong Un han sido objeto recurrente de críticas por parte de los países de la región, que observan con preocupación una ambición bélica que se plasmó en septiembre en el sexto ensayo nuclear de Corea del Norte, el más potente hasta la fecha. El último lanzamiento de un misil data del 15 de septiembre, cuando un proyectil sobrevoló Japón.

Los servicios de Inteligencia de Corea del Sur han reconocido ante el Parlamento que existen indicios de una nueva prueba con misiles inminente, habida cuenta de que se han detectado movimientos de vehículos que encajarían con estos preparativos. Seúl no ha aclarado cómo se ha percatado de esta actividad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.