Reuters / Remo Casilli

Alemania, Italia, Países Bajos, Reino Unido y Canadá han expresado su “profunda preocupación” por la detención del abogado de Derechos Humanos Ibrahim Metwali Hegazi, quien participaba en la investigación del estudiante italiano Giulio Regeni en Egipto.

“Estamos preocupados por las condiciones en las que Ibrahim Metwali Hegazi está detenido, según las informaciones que han trascendido, y seguimos pidiendo transparencia sobre las condiciones en las prisiones de Egipto”, señala un comunicado conjunto de estos países.

Metwali fundó la Asociación de Familias de Desaparecidos tras la desaparición de su hijo en circunstancias sospechosas hace ya cuatro años. Metwali también desapareció el 10 de septiembre cuando se dirigía a tomar un avión hacia Ginebra para participar en una conferencia sobre desapariciones forzosas. Estaba colaborando con los abogados que investigan la muerte de Regeni en calidad de experto en desapariciones forzadas.

Miembros de la Asociación de Familias de Desaparecidos han denunciado que fue detenido por efectivos de la seguridad del Aeropuerto de El Cairo. No se supo nada más de él hasta tres días después, cuando un fiscal pidió su detención.

Dos fuentes judiciales consultadas por Reuters han explicado que Metwali está detenido por difundir noticias falsas y por unirse a un grupo ilegal. Además sostienen que su detención sin juicio es arbitraria e ilegal. Las fuentes han subrayado que todos los presos tienen garantizado su derecho a un tratamiento justo y no discriminatorio.

Diversas organizaciones de Derechos Humanos han denunciado que las fuerzas de seguridad recurren al secuestro de opositores que son encerrados en cárceles secretas durante se manas, meses o años sin que se presenten cargos. Las autoridades han desmentido estas acusaciones.

Regeni, de 28 años y estudiante de doctorado de la Universidad de Cambridge, estaba realizando un estudio sobre los sindicatos independientes. Desapareció el 25 de enero de 2017, jornada en la que se conmemoraba el quinto aniversario del levantamiento contra el régimen de Hosni Mubarak.

El cuerpo sin vida de Regeni apareció unos días después en la carretera que conecta El Cairo y Alejandría medio desnudo y con signos evidentes de tortura, como quemaduras de cigarrillos.

El fiscal general de Egipto, Nabil Sadek, confirmó posteriormente que las autoridades habían puesto a Regeni bajo vigilancia antes de su desaparición, si bien posteriormente habrían suspendido sus investigaciones.

Organizaciones para la defensa de los Derechos Humanos han denunciado que decenas de ciudadanos egipcios han desaparecido desde 2013, cuando Al Sisi -entonces jefe del Ejército- derrocó al presidente electo, el islamista Mohamed Mursi. También denuncian que muchos son detenidos arbitrariamente y denuncian la posible implicación de las fuerzas de seguridad del Estado en la muerte del joven italiano.

La muerte del estudiante y activista tensó las relaciones entre ambos países, e Italia retiró a su embajador del país en abril de 2016. El Cairo ha rechazado la responsabilidad de sus fuerzas de seguridad en la muerte de Regeni.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.