El Juzgado de Menores de Almería acoge este martes el juicio contra los cinco menores involucrados en el incendio de una cueva en el paraje de La Molineta de Almería en el que fallecieron dos chicas de 15 y 12 años así como un joven de 21 que se encontraban en su interior.

La vista, a puerta cerrada y en una sala más grande de lo habitual para acoger a la docena de partes presentadas y el tribunal en la Ciudad de la Justicia, ha arrancado después de que los abogados hayan tratado de llegar a alguna conformidad con la Fiscalía en un ambiente tenso ante la presencia de las familias de los involucrados en el proceso que ha requerido llamadas de atención ante la Guardia Civil.

El Ministerio Público ha rechazado la rebaja de penas para los dos principales acusados de haber prendido fuego a la entrada de la cavidad en la que desarrollaron los hechos en abril de este año, según ha indicado a los medios el abogado defensor de uno de ellos, José Ramón Cantalejo, de manera que se ha dado inicio a la sesión con la llamada a determinados testigos.

“Se va a celebrar el juicio y que sea lo que Dios quiera”, ha manifestado el letrado, quien tiene previsto solicitar la libre absolución de su patrocinado y de su hermano, también acusado en el procedimiento por un delito de omisión del deber de socorro, aunque no descarta pedir en sus conclusiones la pena mínima subsidiaria por un delito de homicidio imprudente.

Para el principal encausado, de 16 años, la Fiscalía de Menores solicita ocho años de internamiento en régimen cerrado y cinco años de libertad vigilada acusado de provocar el incendio tras haber mantenido una discusión “por deudas económicas” con el joven de 21 años que pereció en el incendio.

Para el otro principal acusado, un menor de 17 años, el Ministerio Público solicita cinco años de internamiento terapéutico en régimen cerrado y otros cinco años de libertad vigilada ya que estima que su participación se circunscribió a “apoyar una puerta vieja de madera sobre el acceso de salida” de la oquedad y “precintarla con cinta adhesiva”. A ambos les atribuye la presunta comisión de un delito de incendio del artículo 331 del Código Penal en concurso ideal con tres delitos de homicidio del artículo 138 del Código Penal.

El escrito de alegaciones elevado al Juzgado de Menores indica, asimismo, que, mientras que el menor de 16 años permaneció “tranquilo y quieto” cuando se desató una “gran bola de fuego” que “empezó a dificultar la salida de la cueva”, el segundo de los encausados “reaccionó llamando” al único superviviente del incendio e “intentó apagar el fuego” mientras “era recriminado” y supuestamente apedreado por el primero.

Los otros tres encausados en el expediente están imputados por un supuesto delito de omisión del deber de impedir delitos tipificado en el artículo 450 del Código Penal ya que, según señala la Fiscalía, “fueron protagonistas en todo momento del ilícito actuar de los otros dos menores” y, además, “se mostraron pasivos y fríos”. “Solo cuando el desenlace era ya inevitable salieron corriendo del lugar para pedir ayuda”, remacha.

Interesa para uno de ellos, hermano del principal acusado, la pena de 24 meses de internamiento en régimen semiabierto que se traducen en 20 meses de internamiento efectivo y cuatro de libertad vigilada mientras que para los otros dos solicita 24 meses de libertad vigilada con seguimiento escolar, y terapéutico para uno de ellos.

Los hechos, según relata el Ministerio Público, se remontan a las 17,00 horas del 3 de abril de 2017 cuando cuatro de los menores que van a ser enjuiciados, “amigos”, se reunieron en las inmediaciones del parque de La Molineta, ubicado en el barrio de Los Ángeles de la capital almeriense.

En concreto, lo hicieron en una casa-cueva con “muebles viejos” que era “usada por los menores a modo de casa para reunirse y pasar el tiempo”, donde se encontraron con el quinto encausado, las víctimas y el único superviviente.

“QUERÍA PEGARLES UN SUSTO”

En un momento dado, el menor de 16 años inició una “fuerte discusión” con el joven de 21 años fallecido por “deudas económicas” pero, “una vez que terminaron”, el segundo entró con las dos menores de 15 y 12 años también fallecidas, y un cuarto adolescente en la casa-cueva “a pasar un rato tranquilo charlando”.

Como fuera que, según el relato del Ministerio Público, el menor de 16 años “seguía enfadado” y “quería pegarle un susto a él y a sus tres acompañantes”, acordó presuntamente con el menor de 17, “sabiendo” ambos “el riesgo que corría la vida de los otros jóvenes”, la comisión de los hechos.

Así, el menor de 17 años supuestamente “se encargó de apoyar una puerta vieja de madera sobre el acceso de salida y de precintarla con cinta adhesiva para dificultar la salida del interior” de la casa-cueva mientras que el menor de 16 años “prendió fuego con un mechero a un sofá a menos de tres metros del acceso” a la oquedad “de tal suerte que una gran bola de fuego comenzó a dificultar la salida”.

De acuerdo con lo contenido en el escrito de alegaciones, ante esa “gran bola de fuego”, la reacción del presunto autor material del incendio fue quedarse supuestamente “tranquilo y quieto” mientras que el otro principal encausado “reaccionó llamando” a uno de los que estaban en el interior, quien salió “indemne de la cueva”.

“Sin embargo, cuando los otros tres intentaron salir, el fuego era de tales dimensiones que les fue imposible escapar”, remarca la Fiscalía, quien resalta que el menor de 17 años “se mostró arrepentido e intentó apagar el fuego” mientras que el otro adolescente “le recriminó los intentos, llegando a tirarle piedras”.

Las tres víctimas perecieron como consecuencia del fuego y por “asfixia” derivada de “inhalación de humo, con carbonización cadavérica” a las 20,00 horas del día de los hechos. En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Público interesa que ambos indemnicen, conjunta y solidariamente, con 200.000 euros a los padres del joven de 21 años y a los de la adolescente de 15 años mientras que solicita 25.000 euros para cada uno de los hermanos de ambos.

En el caso de la menor de 12 años fallecida, solicita una indemnización, también conjunta y solidariamente, de 250.000 euros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.