Foto: Reuters

El ministro de Asuntos Exteriores saudí, Adel al Yubeir, ha atribuido a Hezbolá e Irán el lanzamiento el sábado de un proyectil que fue interceptado en las inmediaciones de Riad, hecho que ha calificado de “acto de guerra” y ha amenazado con que habrá una respuesta “adecuada” a pesar de que los rebeldes yemeníes huthis han reivindicado el ataque.

“Era un misil iraní lanzado por Hezbolá desde territorio ocupado por los huthis en Yemen”, ha afirmado Al Yubeir en declaraciones a la CNN. “Consideramos esto como un acto de guerra. Irán no puede lanzar misiles sobre las ciudades y pueblos saudíes y esperar que no respondamos”, ha añadido.

Al Yubeir ha citado concretamente el Artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas que habilita una respuesta en caso de ataque armado en su contra.

El ministro saudí ha explicado que el misil fue construido en Irán e introducido en piezas de contrabando hasta Yemen donde “miembros de la Guardia Revolucionaria iraní y de Hezbolá” ayudaron a reconstruirlo y después lo lanzaron. “Nos reservamos el derecho a responder de forma adecuada en el momento adecuado”, ha advertido.

“Es un acto muy, muy hostil. Llevamos desde 1979 tendiendo la mano a Irán en amistad y lo que conseguimos es muerte y destrucción”, ha añadido.

Mientras, el secretario de Estado para Asuntos del Golfo del Gobierno saudí, Thamer al Sabhan, ha afirmado que tratarán a Líbano “como si nos hubiera declarado la guerra” y ha responsabilizado a Hezbolá por el lanzamiento del proyectil.

“Vamos a tratar al Gobierno de Líbano como a un gobierno que nos hubiera declarado la guerra a causa de las milicias de Hezbolá”, ha afirmado Al Sabhan en declaraciones a la televisión Al Arabiya.

Al Sabhan ha denunciado que Hezbolá está implicado en “todos” los atentados terroristas que amenazan a Arabia Saudí y por ello el país utilizar todos los medios políticos y de todo tipo para enfrentarnos al “Partido de Satán”. Hezbolá significa Partido de Alá, pero su filiación chií y su afinidad con Irán ha situado al partido-milicia en el punto de mira saudí.

“Esperamos que el Gobierno libanés actúe para disuadir a Hezbolá”, ha añadido el secretario de Estado saudí, que ha acusado a la formación libanesa de traficar con drogas para introducirlas en Arabia Saudí y de formar a jóvenes saudíes en el terrorismo.

El rey saudí, Salman, habría informado al primer ministro libanés, Saad Hariri, de los detalles de la agresión de Hezbolá contra Arabia Saudí, según Al Arabiya. El sábado Hariri anunció por sorpresa su dimisión desde Riad y no ha regresado aún a Líbano.

Al Sabhan ha criticado así las “mentiras” que acusan a Riad de haber obligado a Hariri a dimitir y las ha atribuido a un intento de dividir a los libaneses. “Líbano está secuestrado por las milicias de Hezbolá y detrás está Irán”, ha apostillado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.