2016 fue un año funesto para las Policías Locales de Mallorca. La isla perdió 88 agentes en cuestión de 12 meses, según se desprende de la memoria de actividades del Instituto de Seguridad Público de las Islas Baleares (ISPIB). Estas cifras se explican en parte por la caída de efectivos del cuerpo municipal de Palma.

Los datos del ISPIB muestran que en 2015 había un total de 2.044 cargos en las Policías Locales constituidas como tal de la isla. Ya en su momento lamentaron la escasez de agentes durante ese periodo. Sin embargo, las últimas cifras disponibles que hablan sobre el año siguiente son aún más bajas.

El número de cargos para 2016 descendió hasta los 1.956. Es decir, 88 personas menos en el total de plantillas. El dato se explica sobre todo por la bajada de empleados en la Policía Local de Palma. El que es de largo el cuerpo más grande de Baleares ha perdido 74 puestos en cuestión de 12 meses. Más de un 80% de los agentes que ya no están en el cuerpo municipal tenían como categoría profesional la de policía, es decir, aquellos que están a pie de calle.

Otros cuerpos municipales grandes también presentan caídas en el número de trabajadores, aunque no tan destacadas, puesto que tampoco tienen unas plantillas tan amplias. Por ejemplo, la de Calvià ha perdido en 2016 un total de dos agentes; la de Inca, uno o la de Manacor, otro más. A parte se encuentra la de Llucmajor, que ha sumado cuatro policías locales.

Hay que tener en cuenta que estas cifras hacen referencia a los municipios con un cuerpo formado. Porque luego los hay que no tienen una Policía Local como tal, pero sí a gente haciendo sus mismas funciones. En conjunto, se ha pasado de 40 agentes en 2015 a 41 al año siguiente.

Adiós al policía local de Estellencs

En este sentido, en 2016 también se tuvo que lamentar la pérdida del policía local de Estellencs, cuyo puesto desapareció. Se trataba de uno de los municipios donde no había un cuerpo constituido, como pasa en varios municipios, normalmente pequeños.

Lo curioso es que esta situación de pérdidas tan significantes a nivel de islas solo se da en Mallorca. En Menorca hay dos cargos más, 24 más en Ibiza y otros tres extra en Formentera.

Otra de las cuestiones preocupantes es la edad de las plantillas. Al haber pocas incorporaciones en general, se están envejeciendo. Unos 15 efectivos están entre los 64 y 65 años, es decir, a punto de jubilarse, si no lo han hecho ya. La gran mayoría se encuentra en Mallorca. Y más de 100 ya están en la franja de entre 59 y 63 años.

En la otra parte de la pirámide, es imposible hallar en Baleares a alguien con menos de 23 años. Y en cada una de las islas casi se pueden contar con los dedos de las manos los que están entre 24 y 28 años.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.