La Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura i Pesca da por acabado con éxito el Plan de Reintroducción del Águila ‘coabarrada’ o Águila de Bonelli, que se ha llevado a cabo desde 2010, dado que un estudio científico predice que la población ya es autosostenible.

En siete años, entre 2011 y 2017, se han liberado 41 ejemplares en Mallorca, a los que hay que añadir 11 que han nacido. La población actual está formada por 27 ejemplares y 6 parejas territoriales, de las cuales 4 se han reproducido desde 2014, cuando voló el primer pollo nacido en Mallorca.

Los resultados han superado las previsiones Plan de Reintroducción de esta especie, aprobado en el 2008, según informa el Govern en un comunicado.

Las acciones han sido llevadas a cabo por el Consorcio para la Recuperación de la Fauna de las Islas Baleares (Cofib) y la Fundació Natura Parc, con la contribución del Programa Life de la Comunidad Europea (Life Bonelli) y la colaboración de Red Eléctrica de España, Vinyes Mortitx y Endesa.

ANÁLISIS DE LA VIABILIDAD DE LA POBLACIÓN

A principios de 2017, el COFIB encargó al Equipo de Biología de la Conservación de la Universidad de Barcelona un análisis de viabilidad de la población del Águila Coabarrada reintroducida en Mallorca.

Los resultados del estudio indican que la población es autosostenible, según las predicciones de los modelos demográficos, y se prevé que continuará en ligero crecimiento en los años próximos.

Este análisis ha permitido corroborar que se ha cumplido el objetivo del Plan de Reintroducción del águila ‘coabarrada’ en Mallorca (publicado en el BOIB 112, de 1 de agosto de 2009), que era conseguir una población autosostenible, de manera que se da por acabado.

A partir de ahora el Govern seguirá de cerca esta especie, catalogada como en peligro en las Islas, ya que todavía necesita vigilancia y seguimiento para confirmar que las predicciones demográficas se cumplen y la población continúa estable o en ligero crecimiento.

El retorno de estas águilas es clave para los ecosistemas insulares, ya que son un elemento de control poblacional de especias que hasta ahora no tenían depredadores (como la gaviota, martas, el cuervo y otros).

Para llevar a cabo este Plan el Ejecutivo autonómico ha contado con la colaboración, la implicación y la participación activa de varios centenares de personas -trabajadores y también voluntarios-, a las que “agradecer el compromiso con la conservación de la naturaleza balear”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.