Foto: Reuters

Vecinos de la localidad de Turkana, en el norte de Kenia, han lapidado y quemado el cuerpo de Abraham Lojore, detenido tras al parecer haber matado a un guardia de seguridad y a seis de sus compañeros de un instituto de secundaria.

La turba asaltó la comisaría de la localidad de Kakuma en la que estaba encarcelado el sospechoso, de nacionalidad sursudanesa, y lo mataron, según han confirmado fuentes policiales citadas por el diario keniano ‘The Star’ en su edición digital.

El ataque original ocurrió entre las 3.30 y las 4.00 de la madrugada de este sábado en el instituto de secundaria Lokichogio, que ofrece alojamiento nocturno a sus estudiantes, muchos de los cuales proceden de otros países, como en el caso del atacante.

El estudiante atacó el recinto acompañado de tres hombres –al parecer bandidos sursudaneses de la tribu de los toposas — tras ser expulsado esta semana por mal comportamiento. Según sus compañeros, el joven había “jurado venganza” tras su expulsión.

Al parecer, Lojore y sus acompañantes llegaron al instituto, mataron al guardia de seguridad y accedieron a la zona de los dormitorios, donde empezaron a llamar por su nombre a estudiantes que denunciaron de casos de indisciplina para ejecutarlos uno a uno. En concreto mataron a seis estudiantes: cuatro chicos y dos chicas, e hirieron a otros 18.

El comisario del condado de Turkana, Seif Matata, ha explicado que se produjo un tiroteo entre las fuerzas de seguridad y los atacantes y en un primer momento lograron escapar. Posteriormente Lojore fue capturado y se encuentra ya en los calabozos de la comisaría de Kakuma.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.