Una agente de los Mossos d’Esquadra se ha quejado este jueves de la “fractura total” que existe entre los agentes del cuerpo y ha denunciado que los altos cargos están “totalmente politizados”: “De inspector para arriba, básicamente los eligen de la rama independentista”, ha asegurado.

En una entrevista en COPE recogida por Europa Press, la agente, llamada Inmaculada, ha asegurado que existe un “agravio comparativo” por el que, por ejemplo, al mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, no se le ha abierto “ningún proceso administrativo” mientras que ella sí lo tiene. Fue sancionada por una publicación contra el proceso independentista en su perfil de una red social. “Yo, que no estoy dentro de un proceso penal, lo primero que hicieron fue suspenderme de empleo y sueldo dos meses y ocho meses a 140 kilómetros de mi domicilio”, ha relatado.

Además, ha opinado que “casualmente” ahora su expediente ha caducado, por lo que ha tenido que ser reabierto, con los gastos que eso supone: “Tengo que pagar dos veces un abogado, y al señor Trapero se lo paga la administración”, ha señalado, y ha añadido: “Es alucinante”.

Inmaculada ha explicado que, durante la jornada de votación del 1 de octubre, algunos agentes pidieron refuerzos y se ha preguntado si “todo el peso de la ley” ha de caer sobre los que no lo hicieron, en referencia a la investigación que se ha abierto sobre los agentes que no impidieron el referéndum: “Me pregunto qué hubiera hecho yo con un compañero, sin coche, con un portátil y 300 personas en la puerta”, ha apostillado. Además, ha cuestionado el dispositivo por no haber tenido cerrados los colegios “desde el viernes” (dos días antes) y lo ha calificado como “un poquito flojo”.

La agente ha expresado su deseo de irse de los Mossos d’Esquadra para ingresar en la Guardia Civil o la Policía Nacional y ha avisado de que “en dos años” la situación será “mucho peor” para los Mossos: “Contra nosotros van todas las represalias habidas y por haber”, ha aseverado, apuntando que las actuaciones de Asuntos Internos de este cuerpo policial pretende “hacer el máximo daño posible” y no “depurar responsabilidades”.

En este sentido, ha reiterado la petición al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, de que abra una “pasarela” para que los agentes que lo deseen puedan pasar a formar parte de otros Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado. “Nos estamos exponiendo a ganar 700 euros menos, pero si estamos pidiendo un cambio de destino es porque lo necesitamos”, ha recalcado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.