La Policía Local de Andratx detuvo ayer sábado a un conductor novel tras accidentarse con el coche de un amigo. El hombre dio positivo en el control de alcoholemia y cuatruplicó la tasa máxima permitida. Además, viajaba con el hijo de su compañero. Iba con la silla de bebé, pero no estaba sujeta al asiento. Acabó herido leve.

El accidente tuvo lugar a las 17:30 en la calle Galicia, en Andratx. Un hombre había cogido el coche de un amigo. En este viajaba con el hijo de tres años de su conocido. En dicha vía, golpeó a otros tres vehículos que estaban aparcados a su izquierda y acabó empotrado al otro lado contra un muro.

El niño tenía puesto el cinturón de su sillita. El problema es que esta no estaba atada al asiento. Así, salió despedida y el pequeño recibió un golpe. En cambio, al conductor no le pasó nada y quedó ileso.

Ante esta situación, dieron aviso a la Policía Local de Andratx y a una ambulancia. La calle fue cortada por su estrechez hasta que una grúa retiró el vehículo accidentado.

La policía realizó el pertinente test de alcoholemia y el piloto dio positivo. Al haber obtenido el carnet hace menos de un año, la tasa máxima permitida es de 0,15. Sin embargo, le salió más de 0,65 mg/l, es decir, cuatro veces más. Por tanto, procedió a la detención de este hombre.

Por su parte, los sanitarios atendieron al niño. Le trasladaron hasta un centro hospitalario en estado leve. Por suerte, pronto le dieron el alta y pasó la noche con su familia.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.