Foto: Europa Press

El mayor de los Mossos d’Escuadra, Josep Lluis Trapero, ha llegado poco antes de las nueve y media de la mañana de este lunes a la Audiencia Nacional para declarar como imputado por el delito de sedición. Esta vez, y por consejo de su abogado, ha ido vestigo de paisano, con traje gris y corbata azul, a diferencia del primer día que declaró, que lo hizo con su uniforme del cuerpo policial.

Unos quince minutos después, han llegado juntos los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, respectivamente, quienes también están investigados por sedición por los incidentes que se registraron en Cataluña los días 20 y 21 de septiembre.

Entre gran expectación de los medios de comunicación y de curiosos que se han colocado en las inmediaciones de la Audiencia Nacional para ver llegar a los investigados, Trapero, Sànchez y Cuixart han llegado caminando y han entrado enseguida en el edificio donde se sitúan las salas de comparecencias sin hacer declaraciones a la prensa.

“NO ESTÁIS SOLOS”

Alrededor de una veintena de diputados y senadores del PdeCAT han recibido a Sànchez y Cuixart, que levantaban la mano para saludar y cerrando el puño en señal de victoria, con vítores y gritos de ánimo. “No esteu sols” (“No estáis solos”), coreaban mientras agitaban papeletas del referéndum del 1 de octubre.

Del otro lado, un hombre ataviado con una barretina y que portaba un cartel en el que se leía “Golpista, ladrón de libertades” ha increpado a los presidentes de la ANC y Òmnium y les ha dicho que arderán “en el infierno”.

La juez instructora de la causa, Carmen Lamela, ha citado por segunda vez a Trapero, Sànchez y Cuixart, así como a la intendente Teresa Laplana, ante los nuevos datos que han aportado los atestados elaborados por la Guardia Civil sobre los incidentes registrados en Cataluña los días 20 y 21 de septiembre y durante el referéndum independentista del 1 de octubre.

Además de estos cuatro investigados por sedición, la magistrada ha citado a declarar a tres testigos de los hechos: dos guardias civiles y una secretaria judicial del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, el que ordenó los registros el 20 de septiembre.

Las comparecencias de estos tres testigos han comenzado poco después de las nueve y cuarto de esta mañana y a continuación les tocará el turno a Trapero, Laplana, Sànchez y Cuixart, por lo que los interrogatorios podrían alargarse toda la mañana.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.