La delegada del Gobierno en Baleares, Maria Salom, ha culpado a la Generalitat de Cataluña de la “deriva intolerable” de la comunidad autónoma y ha tildado de “gran farsa” el hecho de votar de manera ilegal en el referéndum.

Durante la celebración del Día de la Policía 2017, Salom ha insistido en que “no es posible exigir y defender derechos y libertades sin cumplir con la legalidad” y ha recordado en que para cambiar la Constitución es necesario “un amplio consenso”.

La delegada ha asegurado que “el marco de convivencia está siendo vulnerado por quienes se saltan la Ley” y ha remarcado que “sin legalidad no hay libertad, sin libertad no hay convivencia y sin convivencia no hay futuro en paz”.

“Esta (y no otras) es la línea roja que nunca debería traspasarse, una línea que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tenéis marcada en vuestra hoja de ruta”, ha añadido Salom.

En este sentido y en relación a lo acontecido ayer en Cataluña, Salom ha asegurado que se vivió “una jornada triste para todos los demócratas, donde hubo que lamentar heridos, tanto policías como ciudadanos, engañados éstos por la sinrazón y la huida hacia ninguna parte de los responsables políticos de la Generalitat”, ha manifestado.

Tras ello, ha trasladado su deseo de que después del periodo de reflexión abierto por el Gobierno, sea posible recuperar el diálogo dentro de la legalidad “para llegar a una buena solución para España y para todos los españoles”.

CUMPLIR LA CONSTITUCIÓN

La delegada del Gobierno ha recordado que el Estado de Derecho aprobado por todos en 1978 “tienen sus ventajas, las que han permitido la etapa de mayor expansión y crecimiento de España; pero también tiene sus obligaciones, obviamente. Y entre ellas, quizás la más importante, es el cumplimiento de las leyes”.

Respecto a dichas leyes, Salom ha comentado que “no pueden valernos un día sí y otro no, según se atengan a pretensiones personales o a idearios particulares. “No podemos cumplirlas solo cuando nos venga en gana”, ha añadido.

Por otra parte, Salom se ha referido a los atentados sufridos en Barcelona y Cambrils el pasado agosto, que “nos unieron en la repulsa, en el rechazo a la sinrazón yihadista y en la defensa de nuestras fuerzas de seguridad”.

Respecto a la actuación en Baleares, Salom ha explicado que se ha intensificado “la coordinación con las diferentes policías locales siguiendo pautas del Gobierno de España para que la seguridad no se viera alterada”.

CRISIS

Por otra parte, Salom ha explicado que se ha atravesado “una etapa muy dura de crisis”. “Soy consciente de que ahora es el momento de que vuestros derechos y necesidades, como la equiparación de sueldos, el plus de insularidad o la ampliación de las plantillas, se puedan ver reflejados en los próximos años”, ha añadido.

Sobre ello, ha asegurado que el Gobierno tiene en su hoja de ruta llevar a cabo dichas mejoras, “aunque no pueda llevar a término sin la implicación de otros”.

La delegada se ha despedido transmitiendo a la Policía Nacional un “profundo agradecimiento” y ha recordado a los dos agentes fallecidos en Baleares en 2017, José Mota y Mariano Izquierdo, “dos ejemplos de policías nacionales con mayúsculas que dedicaron su vida a proteger la de los demás”.

Durante el acto, celebrado en el patio de La Misericòrdia y al que han acudido los mandos de los diferentes cuerpos, autoridades políticas, militares y civiles, y familiares de los agentes, se han entregado las condecoraciones a la Orden del Mérito Policial.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.