El Ayuntamiento de Palma lleva retiradas más de 1.000 toneladas de escombros y residuos en el espacio natural de Es Carnatge, en el marco de una intervención presupuestada en 250.000 euros.

Según ha informado el Consistorio palmesano en un comunicado, Emaya empezó el 3 de octubre la limpieza y retirada de escombros en la zona comprendida entre Cala Pudent, Camí d’Establidors y las propiedades de AENA y de Endesa.

Esta actuación fue el quinto proyecto que recibió más votos por parte de la ciudadanía, con un total de 325, del Programa de Presupuestos Participativos de Palma 2016.

El alcalde de Palma, Antoni Noguera, ha asegurado que esta actuación “se enmarca en la prioridad de este equipo de gobierno de luchar contra el cambio climático y recuperar espacios emblemáticos y de memoria histórica de la ciudad”.

Por su parte, la teniente de alcalde de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal, Neus Truyol, ha destacado que “se trata de la única zona del litoral de Palma sin urbanizar, una zona sensible con especies endémicas y que por lo tanto lo se tiene que cuidar”.

Asimismo, la regidora de Participación Ciudadana y Coordinación Territorial, Eva Frade, ha afirmado que proyectos como este ayudan a hacer visibles los presupuestos participativos “como una herramienta para transformar entre todos la ciudad”.

RETIRADA DE RESIDUOS

La retirada de residuos forma parte de un proyecto global de recuperación de Es Carnatge, que incluye la colocación de varios carteles indicativos de los valores naturales, aparcamientos de bicicletas y trabajos de reforestación.

Hasta ahora una parte del trabajo se hace con maquinaria, porque por las características de los residuos y de los vertidos no se puede hacer manualmente. Entre los escombros que se retiran se encuentran pilares de hormigón y postas eléctricos de grandes dimensiones.

El Ayuntamiento de Palma prevé que una vez finalizada la limpieza se retiren un total de unas 1.700 toneladas de materiales, con los que se hace una selección metódica para que cada fracción pueda recibir posteriormente el tratamiento adecuado.

Algunos de estos residuos se encontraban a tirados desde hace 40 años o más y, por ello, se encontraban cubiertos total o parcialmente por la vegetación característica de la zona.

Por estos motivos, la limpieza de la zona se realiza con la supervisión previa y sobre el terreno de técnicos municipales del área de Ecología y de la Consejería de Medio ambiente.

La planificación previa de los trabajos se realizó de acuerdo con estudios técnicos y comprobaciones sobre el terreno, para determinar la ubicación de las especies protegidas y zonificación de la actuación para minimizar los impactos directos e indirectos sobre las especies y hábitats protegidos del ámbito.

Desde el inicio, los trabajos han sido supervisados por técnicos ambientales municipales y de Emaya, coordinados con especialistas del servicio de protección de especies de la Dirección general de Medio Natural y Biodiversidad.

Los agentes de medio ambiente también visitaron la zona, comprobando que los trabajos que se realizan se ajustan a la planificación y se cumplen los preceptos de protección establecidos.

Desde la Conselleria de Medio Ambiente han hecho recomendaciones para que las tareas de recuperación del suelo original se hagan de forma que la revegetación se produzca de la forma más efectiva posible.

Esta actuación, que empezará a medianos mes de noviembre, cuenta también con las recomendaciones y seguimiento de técnicos del Institut Balear de la Natura (Ibanat) y del departamento de Biología de la Universitat de les Illes Balears (UIB).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.