Foto: Reuters

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha firmado este lunes un decreto con el que impone nuevas sanciones a Corea del Norte para cumplir con la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que ordena la imposición de restricciones económicas por parte de las potencias internacionales contra el régimen de Kim Jong Un.

La resolución fue aprobada por el Consejo de Seguridad como respuesta a las pruebas de misiles balísticos que Pyongyang ha estado llevando a cabo desde finales de 2016.

Según ha informado la agencia de noticias rusa Sputnik, el régimen norcoreano ha rechazado la propuesta del Gobierno ruso de mantener conversaciones con las autoridades surcoreanas en la ciudad de San Petesburgo.

Moscú había propuesto a los dos países, que participar en la asamblea de la Unión Interparlamentaria celebrada en San Petersburgo, que aprovechasen la oportunidad para mantener conversaciones directas e intentar así acercar posturas sobre el programa nuclear de Pyongyang.

De forma paralela, Rusia ha reabierto su ruta marítima con Corea del Norte después de un bloqueo de más de dos meses. El ferry encargado de conectar los dos países, una embarcación norcoreana bautizada como ‘Mangyonbong’, salió del puerto ruso de Vladivostok hacia Corea del Norte este domingo.

La línea de ferry, la única comunicación por barco entre los dos países, se abrió el pasado mes de mayo para transportar pasajeros, en su mayoría turistas chinos y mercancías, pero la embarcación dejó de operar en agosto porque el puerto de Vladivostok se negó a proporcionar sus servicios después de que la compañía que gestiona el ferry dejara de pagarles.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.