El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado este martes que las cargas policiales de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado no impidieron que se celebrara el referéndum del 1 de octubre, y ha apuntado: “Nunca lo olvidaremos”.

En su comparecencia en el pleno del Parlament, ha considerado que el 1-O se celebró en condiciones más que difíciles y extremas porque “es la primera vez en la historia de las democracias europeas que una jornada electoral se desarrolla con ataques policiales contra votantes que hacían cola para depositar una papeleta”.

Para Puigdemont, el objetivo de la actuación de la Policía Nacional y Guardia Civil no pretendía solo confiscar urnas y papeletas, sino también generar “pánico generalizado para que la gente se quedara en casa y renunciara a su derecho a voto”, pero cree que no lo consiguieron porque más de 2,2 millones de catalanes participaron en la votación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.