El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha decidido que “la mayoría (del Parlament) determine” cómo reaccionar ante la aplicación del artículo 155 de la Constitución, porque no ha conseguido del Gobierno garantías para convocar elecciones con normalidad, ha dicho en alusión a que no se aplicara el 155.

Lo ha dicho este jueves en una declaración institucional en el Palau de la Generalitat, donde el miércoles y este mismo jueves se ha reunido durante horas con su Govern, diputados y otros cargos.

Puigdemont ha asegurado que ha querido agotar todas las vías para una solución dialogada para un conflicto político: “He estado dispuesto a convocar estas elecciones” con garantías para que se hagan con normalidad pero afirma que ha sido imposible, y ha dicho que no puede aceptar las medidas anunciadas por el Gobierno central.

Así, renuncia a convocar unas elecciones que quería convocar por la mañana, y traspasa la decisión de cómo reaccionar al 155 al Parlament, que tiene mayoría independentista de JxSí y la CUP, con 71 diputados.

Puigdemont ha criticado que ha sido el Gobierno central quien no le ha dado las garantías que pedía y le ha reprochado que, en vez de apostar por una solución dialogada y pactada, “han aprovechado esta opción para añadir tensión en un momento en que hacía falta distensión”.

Ha considerado que, no solo no tenía garantías de que no se intervendría la autonomía, sino que ha visualizado cómo se mantiene la “actitud vengativa” del Estado, que -ha vaticinado- no está dispuesto a frenar la represión que ya está aplicando contra Cataluña, a su juicio.

Ha reivindicado que, tras haber contemplado unas elecciones para dar una salida dialogada al conflicto, nadie le podrá reprochar nunca no haber estado dispuesto a hacer “sacrificios”, y ha acusado al Estado de actuar con absoluta irresponsabilidad.

Y ha criticado que el Gobierno central ha optado por abonar el clamor de ‘A por ellos’ contra Cataluña, en vez del clamor de ‘Con ellos’, que hubiera permitido una salida pactada: elecciones autonómicas a cambio de que se renunciara por completo a la aplicación del 155.

El presidente catalán, en un discurso desde la Galería Gótica que no ha durado más de cinco minutos, a pedido a la sociedad catalana que en los próximos días actúe con paz y civismo y ha concluido: “Sólo de esta forma podremos acabar ganando”.

Puigdemont ha admitido que su potestad para convocar elecciones autonómicas en Cataluña “expira” cuando el Senado apruebe el 155 -algo que se hará con toda probabilidad el viernes, el mismo día en que el Parlament votará si declara o no la independencia a través de propuestas de resolución de JxSí y la CUP-.

Concentración en el Palau de la Generalitat

Tras esto, los concentrados ante el Palau de la Generalitat han reaccionado con gritos de ‘Independència’ a la declaración institucional del presidente Puigdemont.

Durante la declaración y momentos previos, los concentrados, alrededor de un millar, en plaza Sant Jaume de Barcelona han echado mano de sus móviles para seguir la última hora de la situación política de Cataluña, con un silencio expectante durante el discurso de Puigdemont.

Ante esta noticia, el Ibex 35 ha acortado su subida en más de un punto porcentual. En concreto, el selectivo, que antes del discurso se movía en torno a los 10.400 puntos, con una subida del 2,2%, atemperaba su avance en los minutos que ha durado el discurso hasta los 1.200 puntos, un 1,2%.

Posteriormente, una vez terminada la alocución y asimilada por los mercados, el Ibex se recuperaba y subía un 1,3%, hasta los 10.286 puntos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.