Foto: Job Vermeulen

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado este martes en el Parlament: “Asumo el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en Estado independiente en forma de república”, pero ha planteado al Parlament suspender unas semanas los efectos de una independencia para entrar en una etapa de diálogo.

Lo ha dicho durante el pleno del Parlament que aborda las consecuencias del referéndum del 1-O, y que ha empezado más de una hora después: se ha retrasado porque el propio Puigdemont lo había pedido, y también porque PP y Cs habían solicitado suspender el pleno.

Fuentes del Govern consultadas por Europa Press no han precisado si Carles Puigdemont ha llegado a declarar la independencia de forma efectiva antes de suspenderla.

El presidente ha explicado que, pese a considerar que Cataluña tiene ganado el derecho a declarar la independencia tras el referéndum, él propone dejar en suspenso esta declaración para buscar diálogo con el Estado y mediación internacional para encontrar una salida.

“Proponemos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el cual no es posible una solución acordada. El momento pide una desescalada de la tensión”, ha expuesto ante el hemiciclo.

La Ley del Referéndum proponía en su artículo 4.4 que el Parlament tenía que declarar la independencia 48 horas más tarde si ganaba el ‘sí’ en el referéndum del 1-O.

“DESDE TODOS LOS RINCONES DEL PLANETA”

El presidente ha defendido que han llegado “desde todos los rincones del planeta” llamamientos al diálogo y a la mediación, y que es el momento de que la Generalitat y el Gobierno central atiendan a estos llamamientos.

“Todas estas voces merecen ser escuchadas y todas nos han pedido que abramos un tiempo de diálogo, y, por responsabilidad y respeto, lo hago”, ha concluido el presidente.

Puigdemont ha defendido que es un gesto de responsabilidad y generosidad para intentar un nuevo diálogo con el Gobierno central: “El conflicto entre Catalunya y España se puede resolver de manera serena y acordada, y por nosotros no quedará”.

“Al Gobierno español le pido que escuche”, ha continuado el presidente, que ha reclamado que de una vez por todas la Unión Europea se implique a fondo para encontrar una solución a este conflicto.

ADVERTENCIA

Puigdemont ha advertido de que no renuncia a la independencia con su posicionamiento de este martes, y que sigue comprometido en que Catalunya se convierta “en un Estado independiente en forma de república”.

El presidente ha situado el recorte del Estatut por parte del Tribunal Constitucional en 2010 como el inicio del proceso soberanista, y ha defendido la validez del referéndum pese a las “porras” que hubo contra los ciudadanos, en alusión a las cargas policiales.

La CUP muestra su descontento

Anna Gabriel

Al finalizar la comparecencia de Puigdemont todos los miembros del grupo ‘cupaire’ se han quedado sentados en sus escaños. En cambio, los de JxSí se han levantado y han ovacionado en bloque a Puigdemont.

Después, la diputada de la CUP en el Parlament Anna Gabriel ha advertido a Carles Puigdemont de que no piensa renunciar a la república catalana, y le ha reprochado su discurso: “No podemos suspender la voluntad de dos millones” de catalanes que votaron ‘sí’ el 1-O.

En cuanto a Ciudadanos, su líder en Cataluña, Inés Arrimadas, ha acusado al presidente de la Generalitat de poner “en riesgo la autonomía” catalana y al Parlament con su proceso hacia la independencia de Cataluña. Asimismo, lo ha acusado de haber hecho una declaración de independencia a plazos.

En su intervención en el pleno, ha dicho que ha puesto a una institución, “que se pasó décadas tapiadas durante una dictadura, en peligro, y que haya pulverizado” contenidos del Estatut no recortados por el Tribunal Constitucional, sino refrendados por los catalanes, como el Consell de Garanties Estatutàries.

Inés Arrimadas

Por parte de los socialistas, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha instado a Puigdemont a dejar claro que el Parlament no ha declarado la independencia y que, por tanto, no es posible pedir que se suspendan los efectos de tal decisión.

También ha dicho que la votación del 1 de octubre no fue un referéndum y que del resultado no puede desprenderse un mandado democrático de los ciudadanos: “El 38,47% no es el pueblo de Cataluña y una minoría no puede imponerse a la mayoría”, ha repetido en varios idiomas. Así, ha considerado que la única salida posible son unas nuevas elecciones autonómicas.

Sobre la intervención de los populares, Xavier García Albiol ha avisado que en ningún caso habrá independencia de Cataluña por mucho que Puigdemont “juegue al despiste” y haya dicho que suspende los efectos de una declaración de independencia por un tiempo para dar margen al diálogo. “Ya no valen ambigüedades ni juegos de piruetas semánticas porque el Estado de derecho no va a permitir ningún estado independiente en forma de república ni por etapas ni en diferido”.

El portavoz de SíQueEsPot en el Parlament, Joan Coscubiela, ha considerado el presidente de la Generalitat ha dado la razón a su partido porque ha abogado por el diálogo. “Hoy, mientras algunos intervienen mirando sus intereses partidistas, nosotros estamos obligados a pensar en toda la sociedad catalana”, ha dicho en su cuenta de Twitter.

Moncloa también se ha pronunciado, y lo ha hecho diciendo que no es admisible hacer una declaración implícita de independencia para luego dejarla en suspenso de manera explícita.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.