Foto: Europa Press

El PSOE defiende una aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña “lo más breve posible” en el tiempo y “muy limitado” a “restablecer la normalidad” en una autonomía a la que sus gobernantes se han situado fuera de la ley, lo que pasa por convocar elecciones en cuanto se pueda y, mientras, preservar la prestación de los servicios públicos para no perjudicar a los ciudadanos, ha detallado este jueves el secretario de Organización, José Luis Ábalos.

En rueda de prensa en la sede de Ferraz, Ábalos ha valorado la respuesta que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha dado al requerimiento del Gobierno para que aclarara si declaró o no la independencia. Una vez más, según el PSOE, Puigdemont ha sido “poco claro” y no ha contestado a la pregunta concreta.

En cambio, ha hecho afirmaciones del todo inaceptables para el PSOE, como proponer un diálogo para hablar sobre la desconexión con España apelando a los resultados de un referéndum celebrado “sin garantías ni controles”, basado en una ley declarada ya inconstitucional y en el que, según las cifras del Govern, votó a favor de la independencia el 38%, que “no es una mayoría de catalanes”. Mientras que la Constitución española que no están respetando los dirigentes catalanes fue refrendada por un 62% de los catalanes.

A Puigdemont, que “amenaza” en su última carta con que el Parlament vote una declaración de independencia, Ábalos le ha recordado que será “el único responsable” de la aplicación del 155 en Cataluña, un precepto “perfectamente constitucional” que no ha sido utilizado nunca en la historia de España.

El ‘número tres’ del PSOE ha advertido asimismo de que los socialistas no pueden aceptar su denuncia de España como estado represor, cuando se trata de una “democracia consolidada” en la que funciona el Estado de Derecho y la separación de poderes.

OFERTA DE DIÁLOGO “TRAMPOSA”

Tras calificar de “tramposa” la oferta de diálogo que hace Puigdemont, le ha recordado que, hasta que el Pleno del Senado no vote las medidas concretas del 155 que le proponga el Gobierno, aún tiene abierta una ventana para hacer posible ese diálogo, pero dentro de la ley. Porque si lo único que se avienen a negociar son las “condiciones de la secesión”, ese marco de diálogo los socialistas no lo pueden aceptar.

Hasta la fecha, los representantes del independentismo en el Congreso de los Diputados han “manifestado claramente que sólo quieren hablar de marcharse de Cataluña” y han demostrado que renuncian a participar en los espacios de diálogo que se les han ofrecido, como es la comisión parlamentaria recién creada, a iniciativa de los socialistas, para estudiar una modernización del Estado autonómico.

Tampoco les interesa a los independentistas, ha abundado, hablar de una posible reforma constitucional, que es a fin de cuentas hablar de la renovación del “pacto político que regula la convivencia entre españoles”.

PONER FIN A LA AGONÍA

Por estos motivos Ábalos ha justificado el apoyo del PSOE a la aplicación del 155 en Cataluña para “acabar con esta serie tan agónica” donde lo único que se proyecta es una “debilidad institucional que este país no puede asumir”. El nivel de desasosiego e inseguridad que ha alcanzado a la ciudadanía “no es bueno para las expectativas” de España, cuyos representantes políticos deben asumir la responsabilidad de poner fin a esta situación “desde la legalidad”, porque los ciudadanos esperan “actitudes y mensajes de tranquilidad”.

Ábalos ha subrayado que corresponde al Gobierno la iniciativa en la aplicación del 155. Una vez que el Consejo de Ministros apruebe el sábado las medidas concretas, el PSOE las valorará de manera pública. En ese momento, y no antes, es cuando el PSOE confirmará si su respaldo a las medidas es “absoluto, relativo o en qué grado”.

Preguntado si está sobre la mesa una aplicación del 155 de manera gradual, ha aclarado que los socialistas quieren que “esté claro todo desde el principio”. Sobre el plazo en el que deberían celebrarse elecciones autonómicas en Cataluña, ha contestado que tendrían que ser “dentro de muy poco”, aunque ha insinuado que será prácticamente imposible, por cuestiones de los plazos que fija la ley, celebrarlas antes de que termine 2017.

De hecho, tanto en el Gobierno como en el PSOE apuestan por no convocar elecciones de manera inmediata tras aplicar el 155 y asumen que el periodo en el que estará vigente este artículo irá más allá de los 54 días que prevé la legislación entre la convocatoria y la celebración de los comicios.

MEDIDAS PACTADAS

Gobierno y PSOE han mantenido una interlocución permanente en los últimos días sobre la concreción de esas medidas. La secretaria de Igualdad y ‘número cuatro’ de la formación, Carmen Calvo, que es doctora en Derecho Constitucional y exministra, ha estado perfilando esas medidas en la mañana de este jueves en el Palacio de la Moncloa con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez también han mantenido una comunicación constante en las últimas fechas, con reuniones físicas como el martes por la tarde, y llamadas periódicas.

Este lunes pasado, el portavoz del PSOE, Óscar Puente, ya avanzaba que, si Puigdemont provocaba la aplicación del 155, las medidas en las que se concretaría esta medida estarían pactadas entre el Gobierno y el principal partido de la oposición.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.