Foto: Europa Press

El presidente del Tribunal Constitucional (TC), Juan José González Rivas, ha apelado este viernes a la “recíproca lealtad constitucional entre todas las partes constitutivas de España” y ha aseverado que “sin Constitución no hay democracia válida o ejercitable” y los derechos de los ciudadanos “quedan a la intemperie, sometidos al arbitrio del azar y del momento”.

Así se ha pronunciado el presidente del TC en un discurso ofrecido en el Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia del Gobierno andaluz, donde la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha recibido a los presidentes de los tribunales constitucionales de España, de Portugal, Manuel da Costa Andrade, e Italia, Paolo Grossi, y al del Consejo Constitucional de Francia, Laurent Fabius.

“La Unión Europea se construye sobre la base de estados democráticos, y eso no debemos olvidarlo”, ha recordado González Rivas sin nombrar en ningún momento la situación generada después de que el Parlament haya declarado constituida la República catalana independiente y haya aprobado iniciar un proceso constituyente y de que el Senado haya dado luz verde a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El presidente del Constitucional ha dicho que “la adhesión a los principios y valores que establece nuestra Constitución como norma básica no pretende sofocar la multiplicidad de visiones políticas, ideas y sensibilidades que reside en la sociedad, sino que por el contrario busca ampararla y defenderla”, ya que “en el interior de la Constitución y de la ley se dan las condiciones idóneas para las libres aspiraciones de todos”.

Por todo ello, ha opinado que “la recíproca lealtad constitucional entre todas las partes constitutivas de España es eminentemente necesaria dentro del marco normativo establecido por la Constitución”, añadiendo que “de ello se deriva asimismo la obligación imperiosa de respetar y cumplir, en su integridad, las decisiones de cualquier Tribunal Constitucional”.

Además, el presidente del TC ha puesto de manifiesto que “la principal de las condiciones previas imprescindibles para el respeto de los derechos humanos en nuestro continente reside en la supremacía jurídica de nuestras constituciones democráticas como garantes últimos de dichos derechos, así como en el legítimo imperio de la ley, igualmente democrática y constitucional”.

MOMENTO “CRÍTICO” PARA ESPAÑA

De su lado, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha aseverado en su discurso que se trata de un momento “crítico” y un día “difícil” para España, “para los que creemos en el Estado de Derecho, la democracia, la convivencia y la Constitución”.

Se trata de una coyuntura “de máxima gravedad” que “está poniendo en riesgo la convivencia y que está llevando a algunos políticos a renunciar de nuestro mejor pasado, impugnando la valiosísima conquista que supuso nuestra Constitución”, ha enfatizado Díaz.

“Andalucía siempre estará con el cumplimiento y el respeto a la legalidad, la que nos da seguridad y libertad a los ciudadanos, y defenderá el Estado de Derecho, y en esa tarea es fundamental contar con unos altos tribunales que vigilen y actúen en caso de desviación”, ha afirmado.

A su juicio, “la política se ha visto supeditada a unas actuaciones sin reglas, que no podemos permitir que se conviertan en un derecho superior a los derechos constitucionales”, agregando que los tribunales de justicia “cuentan con una legitimación y con una independencia que son claves para poder corregir esas perversiones o desviaciones, siempre con el respeto escrupuloso a los derechos humanos”.

En el acto, han estado presentes también el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz; la consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, y la fiscal superior de Andalucía, Ana Tárrago.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.