USTA/GARRETT ELLWOOD

La tenista hispano-venezolana Garbiñe Muguruza afrontará desde este domingo las Finales de la WTA, el torneo que reúne en Singapur a las ocho mejores del año y entre las que se ha vuelto a colar la de Caracas, dispuesta a intentar brillar y cerrar una buena temporada como número uno del mundo.

La campeona de Wimbledon se clasificó para la última cita de la campaña por tercer año consecutiva, buena muestra de su regularidad y crecimiento, y en esta ocasión también lo hace situada como número dos del mundo y muy cerca del uno, en poder de la rumana Simona Halep. Tan sólo 40 puntos separan a ambas en esta pelear por concluir la temporada en lo más alto, algo que sería histórico para el tenis nacional femenino, que nunca lo ha logrado.

Muguruza ya estuvo durante cuatro semanas liderando el ranking de la WTA, pero finalmente lo tuvo que entregar a la de Constanta tras una gira asiática donde los problemas físicos la lastraron un poco, aunque firmó unas semifinales en Tokio y unos cuartos en Wuhan. Ahora, si está en plenas facultades físicas, será una dura contendiente para el reinado en el circuito femenino, aunque ni ella ni la rumana son las únicas aspirantes a lograrlo, lo que le da un aliciente más al torneo de ‘maestras’.

Después de alcanzar las semifinales en su primera presencia, donde firmó el pleno de victorias en el ‘round robin’, el año pasado la hispano-venezolana no estuvo tan brillante y sólo pudo sumar una ante la rusa Svetlana Kuznetsova. Para soñar con ese número uno del mundo necesita acercarse a la versión de 2015 aunque el grupo en el que ha caído es de exigencia.

La doble ganadora de ‘Grand Slams’ quedó encuadrada en el Blanco, el único con campeonas de ‘grandes’ en Singapur, junto a la checa Karolina Pliskova, la letona Jelena Ostapenko y la estadounidense Venus Williams, rivales de nivel y que saben lo que es ganarla en pista dura. De hecho, Ostapenko, contra la que debutará este domingo, es la única de las tres con la que tiene un balance positivo (2-1), pero la campeona de Roland Garros, a la que Anabel Medina dejará de entrenar para asumir la capitanía de la Copa Federación, se impuso en el último disputado en Wuhan hace unas semanas.

Entonces, la de joven pujante de Riga, de 20 años, se impuso en un duro encuentro decidido en tres sets donde remontó el 6-1 inicial que le encajó Muguruza, con dos parciales de 6-3 y 6-2. Muy agresiva en sus golpes, la ganadora en París ha firmado un buen final de año para meterse por primera vez entre las ocho mejores y la de Caracas necesitará su mejor tenis, sobre todo con el saque, para llevarse un triunfo que allane su camino hacia las semifinales.

Contra la checa Pliskova, sacadora de mucho nivel, el balance de la pupila de Sam Sumyk es bastante negativo, 6-2, aunque ganó a la centroeuropea en su último choque, este verano en las semifinales de Cincinnati, mientras que con Venus Williams reeditará la final de Wimbledon, con la americana victoriosa en sus tres enfrentamientos en pista dura.

En el otro Grupo, el Rojo, la rumana Simona Halep intentará defender su condición de número uno del mundo en unas Finales de la WTA donde jugó por el título contra Serena Williams en 2014, pero donde no ha sido capaz de pasar del ‘round robin’ en sus dos últimas participaciones. Junto a ella, dos debutantes como la ucraniana Elina Svitolina y la francesa Caroline Garcia, que está acabando el año a gran nivel, y la danesa Caroline Wozniacki.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.