Foto: Europa Press

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha avisado a ERC de que si el Senado decide aplicar el artículo 155 de la Constitución Española, él lo hará en Educación con “inteligencia y prudencia” porque lo que le “importa” de Cataluña y de España son los alumnos y sus familias.

Así ha contestado el titular de Educación al diputado Joan Oloriz, que le ha interpelado en la Sesión de Control al Gobierno en el Pleno del Congreso “en defensa del sistema educativo catalán” y le ha pedido que “deje a la escuela catalana tranquila”.

“Si el Senado aplica ese 155 me comprometo hacerlo con inteligencia y prudencia. ¿Sabe por qué? Porque lo que me importa sobre todo en Cataluña y en España son los alumnos y sus familias y a ellos nos debemos”, ha aseverado el ministro.

Ante los reproches del diputado independentista catalán de “falta de respeto” a las lenguas cooficiales en el sistema educativo español por parte del PP y el Gobierno, el ministro le ha pedido que deje los “prejuicios” y ha subrayado que eso es “totalmente falso”. No obstante, le ha advertido de que el modelo catalán no es “absolutamente perfecto” y que se producen “discrepancias” cuando hay familias que se encuentran con “dificultades” para estudiar en castellano en esta comunidad autónoma.

Si bien ha indicado que al final, la mayoría de las veces estas discrepancias se resuelven “con el diálogo” entre la Administración General del Estado y la Generalitat, también ha recordado que cuando no se llega a un acuerdo, el Ministerio de Educación acude a los tribunales.

CASOS “PUNTUALES” DE CONTROVERSIA EN EDUCACIÓN

En este sentido, ha recordado los dos requerimientos enviados por su departamento a la consejera de Enseñanza catalana, Clara Ponsatí, por las denuncias de “adoctrinamiento” y de acoso a alumnos no independentistas los días previos y posteriores al referéndum ilegal del 1-O. Así, ha reiterado que es esta responsable quien tiene que responder a los requerimientos, el primero de ellos antes del viernes, y que, si no lo hace, interpondrá un recurso judicial.

“Respeto sus sentimientos, pero no se corresponden con la realidad”, le ha dicho a Oloriz, al que ha pedido que se tome las cosas “con naturalidad” porque, a su juicio, en estos momentos no hay “ninguna controversia ni conflicto” con la educación en Cataluña, salvo en “casos concretos” en que “algunos” padres coinciden en que nos se garantiza su derecho a la educación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.