Más de 500 togoleses han cruzado la frontera con Ghana en las últimas semanas para huir de la actual crisis política, según ha informado este sábado el portavoz del Alto Comisionado para los Refugiados, Romain Desclous, en declaraciones a Radio Francia Internacional.

“Estas personas han escapado de la violencia en el área de Mango, que está al otro lado de la frontera”, ha declarado Desclous. “Todos decían lo mismo, que querían escapar de la violencia policial”, ha aseverado.

Esta huida se enmarca en una gravísima crisis política abierta en desde hace meses en Togo, escenario de protestas multitudinarias reclamando la dimisión del presidente, Faure Gnassingbé, quien ya está en su tercer mandato tras la muerte de su padre Gnassingbé Eyadema, quien estuvo al frente del país durante 38 años.

Estas protestas llevaron al Gobierno a presentar a principios de septiembre ante el Parlamento un borrador de ley sobre una reforma constitucional similar a la rechazada hace dos años por el Parlamento, dominado por el partido gubernamental.

Las reformas constitucionales serán decididas en referéndum, después de que el Parlamento no lograra aprobar el 19 de septiembre el paquete de medidas, en medio del boicot de la oposición.

Al menos cuatro personas -dos civiles, entre ellos un niño, y dos soldados- murieron la semana pasada en disturbios en Sokodé y la capital, Lomé, tras el arresto de un imam cercano a un alto cargo de la oposición.

Las autoridades detuvieron el 16 de octubre al imam Djobo Alassane Mohamed, cercano al presidente del Partido Nacional Panafricanista (PNP), Tikpi Salifou Atchadam, lo que llevó a la convocatoria de manifestaciones.

El ministro de Seguridad togolés, Yark Damehame, afirmó posteriormente que Mohamed es sospechoso de sedición por sus discursos críticos con las autoridades.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.