La conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, ha asegurado que “el 100% de los incendios” forestales registrados durante el pasado fin de semana (del viernes 13 al lunes 16) fueron “intencionados” y también ha afirmado que la superficie quemada por los 273 fuegos de esta oleada “va a ser superior a toda la ardida durante el año”.

Así lo ha avanzado durante una comparecencia a petición propia en el pleno del Parlamento de Galicia, en la que, como en anteriores ocasiones, no ha cifrado el número de hectáreas calcinadas ni en lo que va de año ni en los últimos días.

Eso sí, ha recordado que la temporada de verano acabó el 30 de septiembre con un terreno quemado un 44% inferior al que ardió en 2016 hasta esa fecha, y ha contabilizado esta diferencia en 9.000 hectáreas menos.

El balance del verano (de 1 julio a 30 septiembre), según ha añadido, dejó un número de incendios un 20% inferior al del mismo periodo de 2016, y con un 70% menos de superficie quemada, esto es, 6.000 hectáreas menos.

En 2016, de acuerdo con los datos que analizó el Consello de la Xunta, la comunidad superó las 20.000 hectáreas quemadas (20.347), más de 9.000 de monte arbolado, hasta comienzos de noviembre.

CASI 300 FUEGOS EN CUATRO DÍAS

La distribución de los casi 300 fuegos declarados en Galicia durante los últimos cuatro días es la siguiente, según las cifras que ha aportado Ángeles Vázquez en la Cámara: 29 el viernes 13, 56 el sábado 14, 134 el domingo 15 y 54 el lunes 16.

Además, de todos ellos, 105 se correspondieron con la provincia de Ourense, 80 con la de Lugo, 52 con la de Pontevedra y 36 con la de A Coruña.

Y un total de 96 se iniciaron entre las 20,00 y las 23,59 horas, según la información que ha trasladado la titular de Medio Rural, para hacer hincapié en la idea de que la comunidad vivió un periodo de “actividad incendiaria homicida”.

ARDIERON MÁS DE 20 CASAS

Tras comenzar su intervención con un recuerdo a los cuatro fallecidos en esta ola de incendios, a los que, ha dicho, “Galicia jamás va a olvidar”, Vázquez ha hecho balance de daños.

Esta ola se ha saldado con la “afección” en una vivienda habitada en la provincia de Lugo, dos deshabitadas y otras tres vacías o deshabitadas en Ourense y 20 en Pontevedra, 16 de ellas habitadas y cuatro deshabitadas.

Asimismo, ha habido daños en tres instalaciones de Lugo (dos alpendres y un pajar en ruinas), un galpón en Ourense y otros 10 en Pontevedra, así como siete naves en esta última provincia (dos de madera, una de distribución de bebidas, una de almacenamiento de material de construcción y tres de ganado).

Por último, Medio Rural tiene constancia de dos vehículos calcinados en Lugo, otros dos en Ourense y seis en Pontevedra.

AYUDAS

“Ahora toca poner encima de la mesa todas las medidas posibles para hacer que ese dolor sea un poco más leve”, ha destacado la responsable del departamento.

En este sentido, la conselleira ha avanzado “medidas para paliar los daños”, que priorizarán a los dueños de viviendas habitadas, para “en segundo lugar” ayudar a los propietarios de naves y granjas.

De manera paralela, ha indicado que se valoran las afecciones forestales para emprender las “distintas restauraciones”, teniendo “en cuenta” los parques afectados.

QUEDAN 55 INCENDIOS, 17 ACTIVOS

A mayores, ha dado a conocer el último parte del estado de la situación, con 55 incendios: 17 activos, ocho estabilizados y 30 controlados.

En la provincia de Lugo se situaban dos fuegos activos en Cervantes, otros dos estabilizados y cinco controlados. En Ourense eran 27 incendios: 11 activos, tres estabilizados y 13 controlados, mientras que en Pontevedra, con 19 fuegos, cuatro estaban activos, tres estabilizados y 12 controlados.

“NO HUBO RECORTES”

Ángeles Vázquez ha negado disminución del dispositivo contra incendios y ha reivindicado que hubo “en total” 5.600 efectivos, tras la reincorporación primero del personal fijo discontinuo de la Xunta (436 profesionales) y después de las 125 brigadas de Seaga, que, según ha subrayado en varias ocasiones, suponen el 8% del operativo.

Igualmente, ha insistido en el discurso de la Xunta de las últimas horas, al incidir en que las circunstancias meteorológicas fueron “extremas”, en que vinieron “frentes (de fuego) kilométricos desde Portugal” y en que el Gobierno gallego está “preparado para apagar” los fuegos, “pero no para cortar las manos de personas” que lo prenden.

Ha llamado la atención sobre que, en esta ocasión, los incendios no se dieron únicamente en montes del rural, sino también en “periurbanos” y directamente en el centro de ciudades. Por ello, ha hecho un llamamiento a hacer un “frente común” contra los “homicidas” que “queman Galicia”.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

Por su parte, el portavoz de En Marea, Luís Villares, ha acusado al presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, de “esconderse detrás” de la existencia de una supuesta “trama” criminal, y también tras “la frontera portuguesa”.

A su juicio, “faltaron medios y sobró incompetencia”, en un momento en que la “ciudadanía valiente” volvió a salir a la calle y “no se merece a un presidente cobarde”.

Estas críticas han sido esgrimidas también por el socialista José Antonio Quiroga, que ha tildado el argumento del “terrorismo medioambiental” de “simplista”, y ha lamentado que fueran rescindidos los contratos de los fijos discontinuos y los de los brigadistas de Seaga para luego volver a ser contratados.

En opinión de este diputado del PSdeG, el Ejecutivo autonómico, “en su ceguera”, no quiso “ver” las advertencias sobre las condiciones meteorológicas ni el cambio climático. En este contexto, ha reclamado una revisión del plan forestal y más inversión para prevención, en lugar de dedicar tantos recursos a la extinción.

La nacionalista Ana Pontón, como Villares, ha censurado la programación de la radio y televisión públicas de Galicia, y ha exigido modificaciones del dispositivo ante el cambio climático.

También ha lamentado Pontón las “puertas giratorias” de Ence y ha dicho que el hecho de que sus directivos “dicten la política forestal” de Galicia “también es terrorismo incendiario”, así como el “abandono programado del rural”.

Todos los portavoces de la oposición han recordado que hay “hemeroteca” y que en 2006 destacados dirigentes populares participaron en una manifestación exigiendo dimisiones por los incendios forestales.

En su turno, el parlamentario del PPdeG José Balseiros ha traído a colación declaraciones de representantes del bipartito en aquellos días sobre la dificultad de hacer frente a una oleada de fuego.

Y, a renglón seguido, ha reprochado a la oposición no acudir a los lugares que sufrieron los incendios estos días (“quizás estuvieron, pero no coincidimos”, ha ironizado) para acabar aseverando que “lo que estaban era preparando las manifestaciones” que tuvieron lugar este lunes en distintas localidades gallegas, bajo el lema ‘nunca máis’.

RÉPLICA Y CIERRE

En la réplica, la conselleira ha abogado por “no ir contra los medios de comunicación” y también ha calificado de “demagogia” hablar de la industria papelera, porque “los incendiarios no entendieron de eucaliptales”.

Ya en el cierre, la conselleira ha informado de que ahora mismo se están “perimetrando” los fuegos y “refrescando las zonas”, puesto que, “aunque no hay llamas, hay incendios en activo debido a la sequía y que se pueden reproducir”.

Por su parte, el personal de la Consellería do Mar está “viendo si puede haber posibilidades” de que las lluvias arrastren las cenizas a las rías, con la intención de evitar consecuencias sobre la actividad marisquera y pesquera.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.