La Fiscalía General del Estado concluye en sus querellas contra el Gobierno presidido por Carles Puigdemont y contra los miembros de la Mesa del Parlament que los hechos violentos registrados el 1 de octubre en Cataluuña fueron el resultado de la “pertinaz actitud” de éstos de “celebrar a toda costa el inconstitucional referéndum”.

Así se desprende de las dos querellas presentadas este lunes ante la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo contra 14 miembros del Govern y seis miembros de la Mesa por los delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos por todos los hechos acaecidos para la preparación del denominado ‘procès’.

“Los momentos de violencia vividos en gran parte de los centros destinados a llevar a cabo la ilícita votación fueron el resultado de la pertinaz actitud de los querellados de celebrar a toda costa el inconstitucional referéndum imponiéndolo por la fuerza de los hechos consumados y de la multitud movilizada”, afirma el Ministerio Público.

Las dos querellas de la Fiscalía hacen un extenso y pormenorizado análisis de los hechos acaecidos desde el 9 de noviembre de 2015, cuando se aprobó en el Parlament la primera resolución abriendo el denominado ‘procès’ hacia la independencia, hasta la votación de la declaración unilateral y el cese del Govern por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

En este relato, el fiscal también incluye los hechos violentos que ocurrieron el 1 de octubre y relata uno por uno numerosos incidentes registrados en centros de votación del referéndum ilegal en las provincias de Barcelona, Tarragona, Girona y Lleida.

OCUPACIÓN MASIVA DE CALLES Y CENTROS

Según las querellas, a pesar de las decisiones judiciales “para el cumplimiento de la Constitución y la Ley, de las actuaciones para su ejecución de los agentes de la autoridad y contra la orden de suspensión de cualquier actividad que supusiera la celebración del referéndum”, el consejero ahora cesado Antoni Comín “destituyó a los presidentes de 29 consorcios sanitarios y entidades públicas sanitarias asumiendo él la responsabilidad de todos ellos”.

Esto demuestra, que “desde el Govern se seguía impulsando la celebración del referéndum a realizar mediante el llamamiento a la población para la ocupación masiva de las calles y de los centros electorales”, todo ello “junto a los movimientos de ocupación de los centros electorales, Crida per la Democràcia, plataforma impulsada por las entidades soberanistas” Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural.

Para el fiscal, “la consigna repetida desde el Govern, los grupos parlamentarios independentistas y las entidades soberanistas de la ‘resistencia pacífica’ no era sino un eufemismo de lo que en realidad consistía en una incitación, difundida con publicidad y dirigida a los sectores independentistas de la población, para que se opusieran e hicieran frente a la actuación de los agentes de la autoridad a fin de que, en definitiva, no pudieran cumplir la orden judicial de impedir la celebración del referéndum”.

“Los querellados eran plenamente conscientes de que los sectores independentistas de la población por ellos movilizados, una vez hubieran ocupado los centros de votación y sus alrededores, quedaban sin ningún tipo de control. Sabían que estaban incitando a las muchedumbres para intimidar a los agentes policiales y para que éstos no pudieran hacer efectivo el mandato judicial y para que, en definitiva, no pudiera prevalecer el imperio de la Ley”, explica.

ERAN CONSCIENTES DE QUE IBA A HABER VIOLENCIA

Y es que los querellados, en su opinión, “eran conscientes y asumían que esa misma muchedumbre iba a protagonizar también, como así ocurrió, actos de violencia material y física para la consecución de ese fin primario de celebrar el referéndum que ineludiblemente llevaría a conseguir la proclamación de una república catalana independiente de España”.

En los escritos del Ministerio Público también se menciona la huelga general que se convocó en Cataluña dos días después del referéndum independentista, algo instigado tambien, a su juicio, por el Gobierno presidido por Puigdemont: “La huelga no fue convocada en defensa de los derechos de los trabajadores, sino como un acto más de fuerza secundado y favorecido por el Govern”.

ESCRACHES “FESTEJADOS”

Todo el “clima de tensión” auspiciado, según la Fiscalía, por el Govern y las entidades soberanistas “continuaba teniendo a gran parte de la población en actitud de absoluto rechazo a los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad”, que fueron sometidos a “acoso” y “escraches”, lo cual fue “festejado” por dirigentes independentistas.

“La situación no cesó de forma voluntaria ni pacífica por parte de los activistas, sino que terminó cuando el Ministerio del Interior tomó la determinación, el día 5 de octubre, de realojar a los agentes desplazados en provincias limítrofes con las catalanas, como Castellón o Huesca”, subrayan los escritos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.