La Dirección General de Tráfico (DGT) invertirá ocho millones de euros para dotar a todas las patrullas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) de dispositivos que realicen tanto las pruebas de alcohol como de drogas a la vez, en lugar de dispositivos que realizan estas pruebas por separado, como sucede en la actualidad.

Así lo ha anunciado este jueves, 26 de octubre, el director general de la DGT, Gregorio Serrano, durante su comparecencia ante la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso. Esta medida, que se llevará a cabo en los próximos meses, mientras se hagan efectivas las reformas legislativas correspondientes ya anunciadas por el Gobierno en materia de tráfico, permitirá que los controles sean “absolutamente ágiles”.

Además, este instrumento portátil también dificultaría la comunicación entre conductores sobre la ubicación de los controles, algo que, a juicio de Serrano, es una “verbena”. Según Serrano, esta inversión “merece la pena”, ya que ayudaría a “paliar este repunte y alta tasa de siniestralidad relacionado con el consumo de alcohol y drogas”.

Así, con un solo instrumento se harían los dos tipos de pruebas y permitiría que hasta los agentes que van en motocicleta pudiesen realizarlos.

Precisamente, los avisos entre conductores sobre estas pruebas “preocupa mucho” a la DGT, porque, según dice Serrano, se está propiciando que alguien que se libra de un control pueda causar posteriormente un accidente después, lo que constituye “una tremenda irresponsabilidad”.

De hecho, una de las propuestas de los colectivos que se están abordando durante las reuniones que están teniendo con la DGT para llevar a cabo las reformas legislativas, Serrano ha destacado la de prohibir la comunicación de los controles, así como de los detectores de radares.

Según anunció este año la DGT, uno de los objetivos era incrementar el número de pruebas para la detección de presencia de drogas en los conductores con la idea de llegar a generalizarse como las que se hacen para la detección del alcohol, que rondan los cuatro a cinco millones al año. Así, para este año se tienen previstas realizar 100.000 pruebas de drogas y para el año que viene alcanzar los 150.000 test.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.