Mercedes

El piloto inglés Lewis Hamilton (Mercedes) logró este domingo su novena victoria de la temporada en el Mundial de Fórmula 1 tras imponerse con autoridad en el Gran Premio de los Estados Unidos, decimoséptima prueba del calendario en la que Carlos Sainz brilló en su debut con Renault y Fernando Alonso (McLaren) sufrió un nuevo abandono.

El de Stevenage afrontaba su primera opción de ser campeón, pero la matemática no le ayudó porque Sebastian Vettel (Ferrari) no falló y le secundó en una carrera con final polémico porque los comisarios le quitaron el podio a Max Verstappen (Red Bull), que en los compases finales se lo había arrebatado al finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari).

De todos modos, ya es aún más improbable que no haya un ganador de este Mundial que no sea el piloto de Mercedes, cuyo monoplaza es muy superior a los bólidos rojos en la actualidad y que con este triunfo le dio otro título de Constructores a la escudería alemana. Hamilton cuenta ya con 66 puntos de ventaja y le bastará ser quinto en México siempre y cuando su principal rival se imponga. En el caso de que el de Heppenheim no lo haga, el británico lo tendrá aún más sencillo.

El líder del campeonato fue el gran dominador de este Gran Premio de los Estados Unidos, que conquistó por cuarto año seguido y que no tuvo excesiva emoción. De hecho, el espectáculo corrió a cargo de pilotos como los atrevidos Max Verstappen y Carlos Sainz, y donde Alonso volvió a toparse con el infortunio cuando aspiraba a sumar puntos en un país donde tiene puestas sus miras para correr en otras especialidades.

Usain Bolt fue el encargado de dar la salida y como el mejor ‘Rayo’ salió un Vettel que sabía que tenía que arriesgar desde su segunda plaza para tener alguna opción. Hamilton intentó cerrar al de Heppenheim, pero finalmente este encontró vía libre para tomar el mando.

Sin embargo, el alemán nunca abrió una distancia lo suficientemente importante para batir a la constante ‘flecha plateada’, que tomó el mando en la sexta vuelta y rápidamente demostró su potencia para abrir un hueco muy importante que le asegurara una nueva victoria.

Las primeras entradas en ‘boxes’ no cambiaron demasiado un guión, que sólo Verstappen, que salió decimosexto, intentó variar con una agresiva estrategia y pilotaje y que incluso llegó a liderar durante unas pocas vueltas.

Pero Hamilton le terminó por superar con facilidad y ya liderar hasta la bandera a cuadros, sin que nadie le inquietase. Por su parte, Vettel arriesgaba con una nueva parada y la puesta de los superblandos que cerca estuvo de costarle caro, aunque al final, el flojo rendimiento de Valtteri Bottas y de Kimi Raikkonen, le permitió salvar la segunda plaza a más de diez segundos del inglés.

Más entretenida estuvo la pelea por completar un podio que parecía destinado para Raikkonen, al que se empecinó en apartar de ahí Max Verstappen. El holandés terminó muy fuerte la carrera y en la última vuelta acechó al finlandés, al que logró superar al final para finalizar tercero. Sin embargo, nada más cruzar la meta, los comisarios le quitaron la alegría con una sanción de cinco segundos por considerar que su espectacular adelantamiento había sido ilegal por salirse de la pista.

SAINZ BRILLA, ALONSO FIRMA OTRA DECEPCIÓN

El piloto de Red Bull fue uno de los que más espectáculo dio a la afición estadounidense junto a un Carlos Sainz, que tuvo un gran debut con Renault. Después de un sábado muy positivo, el madrileño rayó a gran nivel y demostró sus cualidades ante sus nuevos jefes.

Aunque perdió la plaza con Fernando Alonso en la salida, Sainz pudo volver a acercar a Renault a los Force India, con los que mantuvo dos bonitos duelos. Primero, con el mexicano Sergio Pérez, con el que se ‘cocinó’ un gran adelantamiento para superarle y hacerse con la séptima plaza.

Ambicioso, el español se fue a por el otro Force India, el de Esteban Ocon, pero este supo defenderse a la perfección en su mano a mano con Sainz, cuyo monoplaza se quedó sin gasolina y no pudo seguir finalmente la estela del francés, aunque finalizó séptimo y dio los únicos puntos del domingo a su equipo porque el alemán Nico Hülkenberg se retiró al poco de iniciarse la carrera.

En cambio, menos fortuna tuvo una vez más Fernando Alonso. El asturiano también había dado síntomas de optimismo durante el viernes y el sábado, pero la mecánica volvió a arruinar una vez más su carrera, firmando su noveno abandono del año contando su no salida en Rusia.

El bicampeón del mundo atisbaba los puntos por tercera vez en la temporada cuando rodaba con aparente comodidad octavo y algún rival de delante como Daniel Ricciardo (Red Bull) estaba fuera. Sin embargo, en la vuelta 24, y justo después de que le adelantase Sergio Pérez, su monoplaza comenzó a ralentizarse. Sainz también lo aprovechó para adelantarle y el ovetense no tuvo más remedio que enfilar el camino a los ‘boxes’.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.