La Fiscalía General del Estado está analizando si procede iniciar actuaciones penales respecto de las expulsiones de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que se produjeron este lunes en diferentes hoteles de Cataluña, según han informado fuentes de este organismo.

Tras recibir la información sobre estos hechos, el Ministerio Público estudia si existen indicios de amenazas u otras presiones ilegales sobre los responsables de esos locales o los trabajadores de los mismos.

Cientos de personas salieron este lunes a la calle en diferentes puntos de Cataluña, incluyendo la Jefatura Superior de Policía en Barcelona, para lanzar consignas como “fuera las fuerzas de ocupación” y prensa “manipuladora” o “asesina” en una tarde-noche de acoso independentista en el que se vivieron persecuciones y escraches contra agentes de las fuerzas de seguridad del Estado que participaron en el dispositivo para frenar el referéndum del 1 de octubre suspendido por el Tribunal Constitucional.

ESCRACHES FRENTE A HOTELES

La ira de diferentes grupos independentista tuvo varios ‘puntos calientes’ como Calella, donde la noche del 1 de octubre un grupo de personas se concentró en diferentes hoteles donde descansaban guardias civiles para insultarles durante horas, lo que provocó que los agentes fueras reubicados en otras instalaciones. Otros lugares con situaciones similares fueron Reus, Pineda del Mar y Lleida.

Las protestas se llevaron a cabo durante la tarde-noche del lunes “en una perfecta coreografía marcada por la provocación y las amenazas explícitas”, según explican a Europa Press fuentes policiales, subrayando que se convocó por “grupos minoritarios pero muy radicalizados” para llenar las calles en la jornada intermedia entre el referéndum ilegal del domingo y el llamado “paro de país” convocado este martes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.