Endesa ha admitido este lunes haber experimentado un “problema puntual” en los suministros de baja tensión motivado por “un cambio en los sistemas informáticos de distribución” que también ha coincidido con “un cambio de contratista de la instalación de los contadores”.

Fuentes de la compañía consultadas por Europa Press han informado de que esto “ha afectado a todas las comercializadoras por igual” pero que “ahora la situación ya está en vías de absoluta normalización”.

Así lo han explicado estas fuentes después de que la Asociación de Instaladores Empresarios de Baleares (Asinem) indicase que ha puesto en conocimiento de las direcciones generales de Industria, Energía y Consumo la situación que se produce “desde hace unos meses” con las lecturas de los suministros de baja tensión en las que se están dando “reiterados incumplimientos por parte de Endesa Distribución”.

Según informa esta Asociación, desde “el pasado mes de abril” se ha detectado que más de seis por ciento de los suministros domésticos con facturación mensual han tenido retraso en la lectura y, en el caso de los suministros con facturación bimestral, el dato aumenta hasta más del 15 por ciento.

“En el caso de las tarifas de comercios y pymes, la cifra aumenta a más de 20 por ciento, con el consiguiente trastorno para la economía de familias y pequeñas empresas”, han destacado.

Además de este hecho, durante el mismo periodo, más del 30 por ciento de los suministros con las tarifas habituales de pequeños comercios, establecimientos y pymes (tarifas 3.0A y 3.1A) han recibido “alguna factura estimada con el 100% de la potencia contratada, siendo imposible de esta manera poder aplicar cualquier medida de eficiencia energética”, han asegurado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.