Parlament

El Gobierno prevé aprobar el cese del presidente catalán, Carles Puigdemont y del resto del Ejecutivo catalán como primera medida de aplicación del artículo 155 de la Constitución, una vez que el Senado apruebe la tramitación, según informaron fuentes del Ejecutivo. Le seguirían la designación de autoridades o creación de órganos para la gestión de la Generalitat de Cataluña y es previsible que se adopten medidas también sobre las tres áreas principales de intervención: Seguidad, Economía y Hacienda y Telecomunicaciones.

Previo a la convocatoria del Consejo de Ministros, el Senado, que está debatiendo esta mañana en el Pleno la aplicación de las medidas, debe enviar una comunicación al Gobierno con la decisión que se haya adoptado.

No es necesario que la autorización del Senado sea publicada en el BOE para que el Gobierno se reúna y acuerde su aplicación, será suficiente con la comunicación de la Cámara Alta, según fuentes del Ejecutivo, que prevén que el Consejo de Ministros pueda reunirse esta tarde.

Estas mismas fuentes explican que el Consejo de Ministros de hoy sería ordinario, ya que se reúne todos los viernes, y además, hay otros asuntos que tratar y que se aprobaron esta semana en la Comisión de Subsecretarios y secretarios de Estado.

La primera de las medidas para aplicar el artículo 155 de la Constitución sería la aprobación de los ceses de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat, del vicepresidente, Oriol Junqueras y del resto del Ejecutivo catalán, que desde ayer cuenta con un consejero menos, ya que el de Empresa, Santi Vila, presentó su dimisión.

Las fuentes consultadas explican que lo previsible es que junto con estos ceses se produzca la designación por parte del Ejecutivo, de las personas que se van a ocupar de la gestión de las distintas áreas de la Generalitat o bien, la creación de un órgano nuevo, tal y como consta en el acuerdo del Consejo de Ministros que el Gobierno remitió el pasado sábado al Senado. Algo que, según precisan las fuentes consultadas, aún no está cerrado.

Este acuerdo prevé la autorización o habilitación al Gobierno para todas las medidas, es decir, que es discrecional para el Ejecutivo, pero no obligatoria. Sólo hay una cuestión que establece obligatoriedad para Mariano Rajoy y es la convocatoria de las elecciones autonómicas catalanas antes de seis meses.

Los ceses y nombramientos que realice el Gobierno para Cataluña serán efectivos con la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), es decir, que si se aprobaran finalmente hoy, serían efectivos con la publicación del BOE de mañana.

Estas medidas podrían ir acompañadas de otras más específicas sobre las áreas que se consideran prioritarias en la intervención de la autonomía, la Seguridad -departamento del que dependen los Mossos d’Esquadra–, Economía y Hacienda y Telecomunicaciones.

Para todas estas áreas, el Gobierno ha estado estudiando durante los últimos días, cómo ejercer el control. En el caso de Hacienda, Cristóbal Montoro ya controla la mayor parte de los ingresos y gastos, sin embargo aún podría ampliar esta intervención a la recaudación propia de la Generalitat, a los organismos autónomos y a la administración paralela.

La intervención de la TV3 y de los medios públicos de comunicación de Cataluña aún está pendiente de negociación con el PSOE, con el que se está trabajando en una enmienda en el Senado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.