El Departamento de Territorio e Infraestructuras del Consell de Mallorca ha puesto en marcha una serie de “actuaciones urgentes” en la carretera Artà-Can Picafort (Ma-12) para evitar los accidentes en un tramo que se ha considerado “peligroso”. Se trata de un punto muerto donde el 8 de octubre falleció un joven motorista y que ha dejado seis muertes en poco más de un año.

Asimismo, el número de accidentes en este tramo se ha incrementado y esto ha hecho que el Consell se haya planteado llevar a cabo algunas medidas, “aunque las condiciones de la carretera son adecuadas para ser una recta y que cuenta con buena visibilidad”, según ha explicado la institución en un comunicado.

Las primeras actuaciones, que se han ejecutado este viernes, consisten en pintar doble línea continua entre el punto kilométrico 13,4 y el 14,1 que iría desde el enlace de Son Serra hasta después del acceso a la ermita y el restaurante Rancho Grande.

Durante todo este tramo, estarán prohibidos los adelantamientos pero se permitirán los giros a la izquierda. Además, la velocidad se recomienda a 70 kilómetros por hora.

Por otra parte, también se ha aumentado el número de señales verticales. En total, se han incorporado a la vía ocho señales nuevas.

Además, una de las principales actuaciones que se quieren llevar a cabo es la ampliación de arcenes para mejorar la seguridad para los ciclistas.

Por último, también se plantearán algunas soluciones a los problemas de peligrosidad que presenta este tramo aunque aún no están decididas.

A parte del motorista que ha muerto este mes de octubre en tal punto negro, también hay que lamentar el fallecimiento de un hombre tras empotrarse contra una furgoneta en agosto. A esto hay que sumarle la pérdida de una familia alemana en el mismo lugar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.