La Policía Nacional ha podido identificar y detener a un varón de 46 años de edad por ocupar una vivienda en Can Pastilla. Por si eso fuera poco, aprovechó este verano para alquilarla a turistas. La retahíla de delitos que se le imputan es extensa: coacciones, falsedad documental, estafa, robo, ocupación de bien inmueble y defraudación de fluido eléctrico. Esta actuación la han bautizado como operación blava.

Los hechos que se le imputan al detenido se iniciaron en el mes de junio. Tras conocer que el hijo de un empresario de Palma abandonaba temporalmente su vivienda para hacer reformas, forzó la puerta para ocuparla ilegalmente y permanecer en la misma en contra de los deseos de su propietario. El dueño le instó a que la abandonase, pero no hizo caso.

Es más, aprovechando que era verano y había gran demanda de alquileres turísticos, comenzó a ofertarla a través de una página de Internet. Alquilaba dos de las habitaciones por un valor de entre 350 y 750 euros.

Una vez dentro, no tuvo el mayor reparo en conectar el inmueble a la red eléctrica de la comunidad. También se quedó con diferentes objetos de material fotográfico valorados en más de 12.000 euros que había en el interior.

Para justificar la ocupación del inmueble, el detenido presentaba un contrato en el que figuraba como arrendadora una mujer que vivía en Sevilla. Ella no tenía ninguna vinculación con los hechos y desconocía que sus datos estaban siendo empleados en un contrato falso de alquiler.

Varios turistas estafados

Dada la ubicación del inmueble, junto a la temporada veraniega, las habitaciones eran alquiladas rápidamente previo pago de una fianza. En ocasiones se reservaba la misma habitación a varias personas a la vez. Al contactar con el supuesto propietario, se negaba a devolver el dinero o directamente no daba respuesta alguna. Evidentemente, desconocían que se tratara de una casa ocupada.

Otras veces, el ocupa también obligaba a los inquilinos que ya se habían instalado a que se marcharan si eso le beneficiaba. Incluso llegó al punto de cambiar las cerraduras, porque de este modo podía entregar las llaves a otros inquilinos que habían pagado más por la habitación.

Las investigaciones han sido realizadas por el Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de distrito de Playa. Tras la detención del presunto autor de los hechos, lo puso a disposición de la Autoridad Judicial.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.