El ex director general de Deportes del Govern, José Luis ‘Pepote’ Ballester, ha aceptado este viernes su cuarta condena relacionada con la macrocausa del Palma Arena en una vista previa que ha tenido lugar en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma.

Ballester ha sido condenado, junto a uno de los constructores investigados, por un delito continuado de fraude y por otro de prevaricación por la pieza número 10 de este caso, pero ninguno de los dos tendrá que asumir ninguna pena por este asunto debido a que ya fueron condenados por estos delitos en la pieza separada 7 de este caso.

Así, a Ballester se le ha aplicado el atenuante de colaboración y al primer constructor el de reparación del daño.

A los otros dos constructores juzgados también se les ha aplicado este atenuante en la condena y se les ha impuesto una pena de seis meses de prisión, sustituible por una multa de tres euros al día durante 360 euros y un año y nueve meses de inhabilitación.

En concreto, esta pieza versaba sobre la adjudicación de la demolición de unas naves, accesos viales y cerramientos del velódromo Palma Arena y está centrada en la adjudicación presuntamente irregular de las obras que constituyeron los cimientos para la posterior construcción del Palma Arena, auspiciada por el expresidente del Govern Jaume Matas, y que supusieron un supuesto desvío de 60.000 euros públicos.

Cabe recordar que Ballester ha sido condenado por el ‘caso Nóos’, por la pieza número 7 y por la contratación de los arquitectos de esta infraestructura, Ralph Schürmann y los hermanos García Ruiz, dentro de las piezas 8 y 9 que fueron juzgadas a la vez.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.