La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares ha confirmado la sentencia contra un joven interno en la prisión de Palma que agredió a un funcionario mientras le cacheaban.

Como consecuencia, los magistrados ratifican la condena de tres meses de prisión por los delitos de lesiones y resistencia a funcionarios públicos.

El joven, de 23 años en el momento de los hechos, había llegado a la cárcel de Palma trasladado desde Madrid y se le sometió al cacheo reglamentario.

Durante la operación los funcionarios le intervinieron una tarjeta micro SD y dos partes de mechero manipuladas, que están prohibidas en el centro.

Ante esto, el interno reaccionó agresivamente dando cabezazos y forcejeando mientras gritaba e insultaba a los funcionarios. Mientras los funcionarios trataban de reducirle, tiró a uno de ellos al suelo, que sufrió un esguince en el hombro. Finalmente, el recluso fue llevado a una celda de aislamiento.

El joven fue condenado por el Juzgado de lo Penal número 7 de Palma y su representación recurrió la sentencia. Entre otros argumentos, aseguró que las grabaciones de la cámara de seguridad habían sido destruidas.

Ahora, la Audiencia Provincial ha desestimado el recurso y confirmado la sentencia recurrida. Por todo ello, el joven también deberá indemnizar al funcionario con 1.560 euros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.