El directivo del Grupo Cursach, Bartolomé Sbert, ha expresado que teme que se haya creado “el escenario judicial perfecto” para que “cualquier testigo, enemigo o simple interesado pueda causarle aún más daño”, por lo que el lugar “más seguro para su persona es la prisión”.

Así lo ha compartido el abogado Antonio Martínez este sábado en una carta tras el anuncio de que el titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma, el juez Manuel Penalva, fijó una fianza de 500.000 euros para que saliera de la cárcel, donde permanece en prisión preventiva desde marzo.

En la carta emitida por su defensa, se añaden varias aclaraciones sobre la aparición de “confusas informaciones” relativas al Auto que establece dicha fianza.

Asimismo, en la carta se ha destacado que “no es cierto que la modificación de la situación personal de Sbert haya sido acordada a instancia del Ministerio Fiscal”, pues ha sido a instancia de “su defensa, al interponer un recurso de apelación al que el Ministerio Fiscal se adhirió parcialmente”. El recurso se mantendrá ante la Audiencia Provincial.

Además, en el comunicado se ha hecho referencia a la “eficaz aniquilación de su reputación” llevada a cabo por medios de comunicación, quienes “desde el año 2014 publican información sesgada y deformada en una causa judicial secreta”.

En esta línea, se suma la “insólita y perversa” advertencia contenida en el Auto de que en el caso de depositar la fianza y quedar en libertad provisional, “cualquier acto dirigido a coaccionar, intimidar, agredir o recompensar económicamente a algún testigo”, podrá provocar la modificación de su situación personal, acordándose de nuevo la prisión incondicional. Es decir, se le impone una “responsabilidad penal objetiva”, ha manifestado el abogado.

Por todo ello, pese a la posibilidad de salir de prisión prestando fianza, se ha destacado que el lugar “más seguro” para Sbert es la prisión, de la que no puede salir hasta que la instrucción respete sus garantías constitucionales.

Cabe recordar que Bartolomé Cursach solicitó su puesta en libertad pero la petición fue desestimada por Penalva y más tarde por la Audiencia. En el auto que envió a los dos a prisión sin fianza se les imputaban conjuntamente 16 delitos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.