Baleares, con un 20,6 por ciento de parados en situación de desempleo desde hace más de 24 meses, es la región con menor tasa de parados de larga duración, según Randstad.

En total, 14.800 desempleados de las Islas están en esta situación, lo que supone un 36 por ciento menos que la cifra alcanzada hace un año, cuando se registraron 23.200 parados de larga duración.

En 2009, se registró la tasa de desempleados de larga duración más baja de toda la serie histórica, con un 3,4 por ciento. Desde ese año, este índice ha aumentado durante cinco ejercicios consecutivos, alcanzando el 33,9 por ciento en 2014, para luego descender al año siguiente hasta el 27,1 por ciento y volver a crecer en 2016 hasta el 28,3 por ciento.

DATOS NACIONALES

A nivel nacional, el 40,7 por ciento de los parados llevaba en el segundo trimestre de este año más de 24 meses sin acceder a un empleo, la cifra más baja en este trimestre desde 2013.

Dentro de la serie histórica, la tasa de desempleados de larga duración más baja se registró en 2009, con un 10,2 por ciento. Desde ese año, este índice aumentó durante seis ejercicios consecutivos para empezar a descender a partir de 2016.

Por edades, el 54,4 por ciento del total de parados mayores de 45 años lleva más de 24 meses sin acceder a un empleo. La tasa de paro de larga duración se sitúa en el 36,9 por ciento para el grupo de 25 a 45 años, mientras que las de los menores de 25 años alcanza el 18,4 por ciento.

En su informe, Randstad destaca que a mayor formación, menor es el índice de desempleados de larga duración, ya que los trabajadores con formación académica superior tardan menos tiempo en reincoporarse al empleo tras quedarse en paro. A continuación se encuentran los profesionales con educación secundaria y, por último, aquellos que cuentan con educación primaria como nivel formativo máximo alcanzado.

Así, el 44 por ciento de los desocupados con formación básica se encuentran en paro desde hace más de dos ejercicios, frente al 38,2 por ciento que han cursado estudios secundarios y el 29,6 por ciento de los que tienen estudios superiores.

Para continuar avanzando en la reducción del paro de larga duración, Randstad propone seguir otros ejemplos internacionales de colaboración público-privada, donde los servicios públicos de empleo y las agencias de empleo cooperan para dinamizar el mercado laboral y detectar nuevas oportunidades de trabajo.

ASTURIAS, A LA CABEZA DEL PARO DE LARGA DURACIÓN

Según el informe de Randstad, Asturias y Extremadura son las comunidades con mayor porcentaje de desempleados de larga duración, con un 49 por ciento y un 48,6 por ciento, respectivamente. Por encima de la media nacional del 40,7 por ciento también se encuentran Andalucía (42,8 por ciento), Galicia (42,5 por ciento), Euskadi (42,4 por ciento) y Castilla-La Mancha (41,9 por ciento).

Comunidad Valenciana (40,7 por ciento), Murcia (39,9 por ciento), Cantabria (39,7 por ciento) y Madrid (39,7 por ciento) se sitúan inmediatamente por debajo de la tasa registrada en España y a continuación aparecen Canarias (39,1 por ciento), Aragón (39,1 por ciento), Cataluña (38,2 por ciento) y Castilla y León (37,5 por ciento). En las últimas posiciones se encuentran La Rioja (36,7 por ciento), Navarra (31,2 por ciento) y Baleares (20,6 por ciento).

En términos absolutos, Randstad destaca que Andalucía y Catalunya son las regiones que cuentan con más profesionales en situación de desempleo desde hace más de dos años, con 428.000 y 190.100 respectivamente.

Entre ambas regiones acumulan el 38,8% del total de parados de larga duración. A continuación se sitúan Comunitat Valenciana y Madrid, con 183.800 y 172.700, respectivamente En el lado contrario, Baleares (14.800), Navarra (10.300) y La Rioja (6.100) son las que tienen menos parados de este colectivo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.