El Govern balear gestionará en 2018 un presupuesto de 5.008,81 millones de euros, lo que supone un incremento del 7,3 por ciento con 340,57 millones más que en 2017.

Así lo ha anunciado la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, durante la rueda de prensa posterior al Consell de Govern en el que se ha aprobado el anteproyecto.

Desde el Govern han destacado el peso de las políticas sociales, que suponen cerca del 70 por ciento del gasto no financiero –entre Salud, Educación, Servicios Sociales, Ocupación y Vivienda–, con 2.833,35 millones.

Es la primera vez que el presupuesto de la Comunidad supera los 5.000 millones. En 2012, fue de 3.690,44 millones, lo que supone un aumento de 1.318,37 millones en seis años. En esta legislatura, ha crecido en unos 768 millones (desde los presupuestos de 2016), por lo que Cladera ha defendido que “después de tres años consecutivos, quedan lejos los recortes del PP” y “la austeridad mal entendida”.

El anteproyecto contempla una previsión de crecimiento de la economía balear del 3,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), por encima de la media española y de la zona euro en más de un punto.

OBJETIVOS DE ESTABILIDAD

En cuanto a objetivos de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, el proyecto prevé un déficit máximo del 0,4 por ciento, una deuda pública máxima del 29,1 y una regla de gasto del 2,4 por ciento.

La consellera ha recordado que la regla de gasto condiciona el gasto no financiero, de modo que “hace que toda la mejora económica que se pueda producir en recaudación de ingresos no se pueda trasladar a políticas públicas”.

En particular, ha cifrado en unos 200 millones de euros la cantidad que Baleares no podrá destinar a gasto no financiero y que se dedicará a no recurrir a endeudamiento.

Cabe recordar que el límite máximo de gasto no financiero para el ejercicio de 2018 se fijó en 4.086 millones de euros, un 6,4 por ciento más. Este techo de gasto fue ratificado por el Parlament el 12 de septiembre.

INGRESOS

Como es habitual, la mayor parte de los ingresos corresponderán a financiación autonómica (un 51 por ciento, 2.558,23 millones). En este aspecto, Cladera ha vuelto a reivindicar una mejora de esta fuente de ingresos, la principal para las arcas públicas.

Por otro lado, la financiación vía endeudamiento y préstamos pesa un 19 por ciento (947,89 millones) y los tributos cedidos, un 17 por ciento (866,77 millones).

El resto de ingresos procederán de otras aportaciones ajenas (295,74 millones, un 6 por ciento), tributos propios (205,11 millones, un 4 por ciento) y tasas y otros ingresos (135,07 millones, un 3 por ciento).

Cabe destacar que la financiación vía deuda se reduce en 123,13 millones, mientras que suben el resto de fuentes de ingresos.

DEDUCCIONES FISCALES

En cuanto a deducciones fiscales, se introducen tres figuras de nueva creación y cuatro ampliaciones de deducciones, con efecto en el ejercicio de 2017. Además, se mantienen seis deducciones ya en vigor.

Las tres nuevas deducciones se encuentran en los ámbitos de vivienda –por gastos en seguros de impago de alquiler de larga duración, hasta 400 euros, y por gastos de alquiler derivado del traslado temporal de residencia por motivos laborales, hasta 400 euros– y educación –por gastos en estudios superiores en centros ubicados fuera de la isla de residencia, de 1.500 euros por estudiante–.

Asimismo se amplían las deducciones por alquiler de la vivienda habitual para menores de 36 años, discapacitados y familias numerosas –15 por ciento del alquiler hasta 400 euros–; para inversiones en mejorar la sostenibilidad de la vivienda habitual –50 por ciento de las inversiones, hasta 10.000 euros–; por inversiones en acciones o participaciones de empresas de nueva o creciente creación –del 30 por ciento hasta 6.000 euros y del 50 por ciento hasta 12.000 euros–; y para donaciones a entidades destinadas a la investigación, el desarrollo tecnológico o la innovación, en la que se amplían los beneficiarios.

Finalmente, se mantienen seis deducciones que ya estaban en vigor: por gastos de adquisición de libros de texto, aprendizaje extraescolar o de un idioma extranjero, discapacidad del declarante o sus descendientes, donaciones de mecenazgo cultural, científico, tecnológico o deportivo, y por donaciones a entidades de fomento de la lengua catalana.

Todas estas deducciones tendrán vigencia en el presente año, de modo que se podrán aplicar en la declaración de la renta que se realizará en 2018 pero que corresponde a 2017.

EL IMPUESTO TURÍSTICO SE DUPLICA EN VERANO

Como estaba previsto, se duplicarán las tarifas del Impuesto de Turismo Sostenible en temporada alta –mayo a octubre– y se congelan en temporada baja –noviembre a abril–. De este modo, la tasa pasará a ser de entre dos y cuatro euros por día de estancia o fracción en verano y entre 0,25 y un euro en invierno.

Otra de las novedades para 2018, como ya avanzó el Govern, es que los cruceros comenzarán a pagar el impuesto desde el momento en el que atraquen en los puertos de Baleares y no a partir de las 12 horas de estancia, como hasta ahora.

Por todo ello, el Govern prevé recaudar unos 120 millones de euros por el impuesto turístico en 2018.

AUMENTAN LOS GASTOS DE PERSONAL

En el capítulo de presupuesto de gastos, aumentan un 6,1 por ciento los gastos de personal, debido al crecimiento de plazas, el pago del 100% de la carrera profesional y los sexenios y la finalización del pago de la paga extra de Navidad, además de una reserva para el aumento previsto del 1,5% de los salarios de los funcionarios, condicionado por la aprobación de los presupuestos estatales. Estas medidas fueron explicadas a la Mesa General del Empleado Público de Baleares este jueves.

También aumenta el gasto corriente de las Conselleries (un 8,7 por ciento), mientras que descienden los gastos financieros (un 12,5 por ciento), y el fondo de contingencia (un 46,8 por ciento).

Por otro lado, se incrementan un 20,6 por ciento las transferencias de capital y la amortización de la deuda crece un 8 por ciento.

POLÍTICAS SOCIALES

En 2018 se destinarán a políticas sociales 2.833,35 millones de euros, 167,95 más (un 6,3 por ciento más) que en 2017. La mayoría corresponden a Salud, 1.580,30 millones, (85,98 millones más, un 5,8 por ciento más); le sigue Educación, con 935,01 millones (52,43 millones más, un 5,9 por ciento más); Servicios Sociales, con 184,85 millones (10,46 millones más, un aumento del 6 por ciento); Ocupación, con 108,85 millones (13,78 millones más, un incremento del 14,5 por ciento) y finalmente, Vivienda, con 24,33 millones (5,30 millones más, un aumento del 27,8 por ciento).

Cladera ha considerado que el proyecto es “un buen presupuesto” con “cifras muy buenas” para la sociedad balear. Además, la consellera ha destacado “el esfuerzo del Govern en trasladar los logros de la economía a las políticas públicas” para que lleguen “a todos los ciudadanos” y “reforzar las políticas sociales”.

A continuación el Ejecutivo debe entregar el proyecto de ley de presupuestos 2018 al Parlament para su tramitación. Cladera ha avanzado que este lunes realizarán una presentación más detallada.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.