El Ayuntamiento de Marratxí ha actuado este año, por segundo consecutivo, contra la procesionaria del pino de forma preventiva con el objetivo de reducir la presencia de las orugas, con intervenciones ecológicas.

Según ha informado en un comunicado, ya en el 2016 actuó mediante endoterapia -inyección de una sustancia fitosanitaria directa en el árbol- y, además, a través de la fumigación con bacilos naturales en zonas sensibles y con elevada presencia de pinos.

Desde este lunes y hasta el próximo miércoles 4 se llevarán a cabo actuaciones de endoterapia en zonas como parques, escuelas y otras zonas del municipio. Quince días más tarde, se comenzará con la fumigación de bacilos naturales, “que el año pasado demostró su efectividad al reducir notablemente la población de orugas”.

Las altas temperaturas del verano y la previsión de temperaturas moderadas en otoño, hacen pensar que la presencia de orugas será temprana y sobre el mes de enero. Según ha declarado la concejal Cristina Alonso, “se están poniendo en marcha todas las medidas preventivas para mantener y mejorar el tratamiento del año pasado, aprovechando la llamada ‘memoria del pino’, que hará que este año sea aún más efectivo”.

Además, el próximo miércoles tendrá lugar una charla informativa dirigida especialmente a los propietarios de terrenos con presencia de pinos, para cubrir la parte de población de este árbol sobre la que el Ayuntamiento no tiene competencia.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.