Foto: Reuters

El balance de víctimas mortales del atentado con camión bomba perpetrado el sábado en la capital de Somalia, Mogadiscio, ha ascendido a 276, según ha confirmado el ministro de Información del país, Abdirahman O. Osman.

“El balance de muertos aumenta a 276 con otros 300 heridos a causa del ataque salvaje de ayer por parte del grupo terrorista Al Shabaab en Mogadiscio”, ha indicado en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter.

Osman ha expresado además su agradecimiento a los voluntarios que están ayudando a las víctimas, agregando que los gobiernos de Turquía, Yibuti, Kenia y Etiopía han ofrecido su colaboración a las autoridades somalíes.

El atentado, perpetrado en la intersección K5 –donde se encuentran restaurantes, sedes del Gobierno somalí y hoteles–, provocó una onda expansiva que se pudo percibir con nitidez en toda la capital, así como una columna de humo negro de tres kilómetros de altura.

Tras la explosión, según varios testigos, varios hombres armados efectuaron una incursión en el cercano hotel Safari, donde estuvieron varios minutos intercambiando tiros con la fuerzas de seguridad, en un incidente cuyo número de víctimas se desconoce todavía. Además, dos horas después, otro coche bomba dejó al menos dos muertos en el distrito de Medina.

Hasta ahora ningún grupo ha asumido la responsabilidad de los atentados pero todas las miradas están puestas en la milicia islamista Al Shabaab, filial de Al Qaeda, antiguo ala juvenil de la Unión de Tribunales Islámicos –el régimen islamista que controló la capital durante seis meses de 2006–.

El atentado sería, de confirmarse su autoría, el ataque más sangriento con amplia diferencia perpetrado por la organización en toda su historia, muy por encima de los 70 muertos que dejó su asalto a una base militar de Puntlandia a mediados de este año.

El presidente de Somalia, Mohamed Abdulahi Mohamed, conocido como ‘Farmajo’, ha declarado tres días de luto por el atentado.

Mogadiscio ha sido escenario de numerosos asesinatos en las últimas semanas, a pesar del gran despliegue policial en sus calles. La mayoría de los atentados han sido reclamados por Al Shabaab.

El Ejército de Somalia, ayudado por las fuerzas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), combate a las fuerzas de Al Shabaab, cuyo objetivo es derrocar al Gobierno e instaurar la ley islámica en su versión más radical.

El presidente somalí declaró en abril el estado de guerra en todo el país y dio a Al Shabaab un plazo de 60 días para participar de una amnistía, pero el grupo lo rechazó.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.