El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha considerado que aún hay tiempo para que “se abra una rendija de luz” para que se produzca un diálogo entre el Govern y el Gobierno central antes de que el Senado celebre el pleno para aprobar la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

En una entrevista este viernes en el ‘Ara’, ha sostenido que “no descartaría que haya una rendija de diálogo” antes del pleno de la aplicación del 155, aunque ha reconocido que no tiene indicios de que se vaya a producir.

Por ello, ha pedido al independentismo que no descarte el diálogo hasta que se haya formalizado la aplicación del 155: “Mi experiencia me dice que, hasta en las peores condiciones, se pueden encontrar ideas de soluciones para resolver aquello que parecía irresoluble”.

Mas ha criticado que el Gobierno pueda convocar elecciones a través del 155, ya que cree que no solucionaría nada porque, a su juicio, volvería a haber una mayoría independentista si no se ilegalizan estos partidos.

Ha advertido de que “un Parlament donde solo estuvieran presentes partidos que defienden la dependencia del Estado español” no sería asumible y lo ha calificado como una situación letal para Cataluña.

PLENO DEL 10 DE OCTUBRE

También ha asegurado que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dejó en suspenso la independencia en el pleno del 10 de octubre por la petición que hizo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, “entre muchos otros”.

Antes del pleno Tusk pidió a Puigdemont que no declarara la independencia, que consideraba que haría “imposible el diálogo”.

Mas ha explicado que estas palabras influyeron en la decisión de Puigdemont porque “estaban dentro de un corazón de voces que decía: ‘No hagáis nada irreversible y no toméis una decisión que sea una excusa para que Madrid cierre la puerta”.

Además, ha afirmado que la independencia de Cataluña la decidió la población el 1-O y que ahora se debe “poner en práctica y eso es lo que no hizo el Parlament”.

CON INDEPENDENCIA “NO SE IRÁ NINGÚN BANCO”

Mas ha dicho que los bancos están trasladando su sede social de Cataluña porque no es un país independiente y no tiene una legislación bancaria diferente a la del Estado, y se ha mostrado convencido de que “no se irá ningún banco si Cataluña es un país independiente”.

Ha vaticinado que, si Cataluña se independiza, “los bancos que ahora han sacado su sede social tendrán un banco en España y uno en Cataluña”.

Preguntado por la acción promovida por Òmnium y la ANC de retirar cantidades de dinero en efectivo de los bancos, ha expresado su “respeto a que otros lo pueden hacer”, pese a que ha dicho que él no lo hará.

TRIBUNAL DE CUENTAS

Ha reivindicado que ha podido pagar 2,2 millones de euros de los 5,25 millones que le reclama el Tribunal de Cuentas como fianza por haber usado fondos públicos el 9N “gracias a la generosidad de la gente”, que ha hecho aportaciones a la Caja de Resistencia de las entidades soberanistas.

También ha explicado que tanto él como el resto de imputados están mirando la valoración de sus pisos para ponerlos para poder pagar los tres millones que quedan, y ha calificado la multa como “una brutalidad de destrucción personal”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.