El máximo responsable de Hacienda de la Generalitat de Cataluña, Josep LLuís Salvadó, uno de los detenidos en la operación judicial del pasado 20 de septiembre, reconoció en una conversación telefónica que era del “todo inviable” poder proclamar la independencia en octubre, tras la celebración del referéndum.

Así se desprende de un informe de la Guardia Civil firmado el 18 de septiembre de 2017, al que ha tenido acceso Europa Press, que obra en el sumario que instruye el juez del Juzgado Central de Instrucción número 13 de Barcelona.

Según dice el informe, el pasado 30 de agosto de 2017, el investigado mantuvo una conversación telefónica con un asesor especial en materia de difusión institucional de la Generalitat en la que comentaron que esa tarde Salvadó tenía que informar sobre la situación económica de Cataluña en vistas de poder proclamar la independencia tras el 1-O a una enviada del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, llamada Elsa.

En esta conversación, reconoció a este asesor, que se encontraba en un lugar en compañía del vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, que era “del todo inviable” la proclamación de la independencia “dado que aún carecían de muchas cosas necesarias, control aduanero, banco propio, etc”.

TEMOR DE QUE SE CULPASE A PUIGDEMONT DE NO PODER INDEPENDIZARSE

De hecho, Salvadó –también diputado de ERC en el Parlamento de Cataluña– traslada que tenía el temor de que si contaba esta circunstancia negativa a la enviada de Puigdemont, el PDeCAT podría utilizarlo para culpar a Junqueras de no poder declarar la independencia.

“Resulta curioso, pero la decisión final era que ‘toreara’ a la tal Elsa de la mejor forma posible para preparar una estrategia y ver qué explicación daban”, concluye la Guardia Civil. Finalmente, Salvadó cuenta a Elsa que lo que se pretende es “dar confianza a la gente de cara al referéndum” y “no sólo cambiar la bandera”, señala el informe de la Guardia Civil.

Para el Instituto Armado, Salvadó tiene una “participación directa” en la “creación, desarrollo y puesta en marcha” de la denominada Nueva Administración Tributaria Catalana, cumpliendo al detalle la hoja de ruta establecida por el Gobierno de la Generalitat.

CONSELLER PARA EL REFERÉNDUM

En este sentido, según otra conversación telefónica recogida en este informe, el secretario catalán de Hacienda constató a una mujer que Puigdemont quiere nombrar un conseller para el referéndum, mientras que la exconsejera Neus Munté prefiere “tirar pelotas fuera” porque no quiere asumir ninguna responsabilidad en este asunto.

En esta línea, Salvadó le indica que ya ha hecho “un par de operaciones mediáticas, una filtración controlada y oficiosa” en medios de comunicación para “informar a la opinión pública y a la sociedad catalana” de cual es la motivación y finalidad de la creación de la Agencia Tributaria Catalana.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.