Ramesh Kumar Sah

Al menos 31 personas han muerto, 13 se encuentran desaparecidas y 16 han resultado heridas, dos de ellas de gravedad, este sábado al despeñarse un autobús de pasajeros por una de las principales carreteras de Nepal, cuando se dirigía a la capital, Katmandú.

El autobús, por causas todavía bajo investigación, acabó en el río Trishuli, conocido por sus fuertes corrientes, lo que provocó que muchas de las víctimas mortales fallecieran arrastradas por el agua, según el agente de Policía Dhruba Raj Raut a la agencia de noticias Xinhua.

“Hemos recuperado 31 cuerpos y estamos buscando más”, ha declarado por otro lado a Reuters el funcionario Ram Mani Mishra. “Es bastante difícil que alguien más haya sobrevivido durante tanto tiempo bajo el agua”, ha lamentado el funcionario antes de confirmar que 13 personas todavía siguen desaparecidas aunque se cree que siguen en el interior del vehículo, prácticamente sumergido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.