Volver de vacaciones y encontrarte la cerradura de tu propia casa, cambiada. Eso es lo que le ha ocurrido a los propietarios de una casa ubicada en la calle Barranc, de Génova. La pareja se encontraba de viaje y había dejado las llaves de su domicilio a un albañil para que hiciera algunas reparaciones.

El suceso ha tenido lugar esta tarde sobre las 18:30 horas. El albañil que tenía las llaves de los propietarios había ido varias veces a la casa pero no lograba abrir la puerta; hoy, ya con los propietarios recién llegados de su viaje, lo ha intentado de nuevo. La sorpresa ha sido mayúscula. En el interior de la casa, se encontraba un hombre recién instalado.

Al parecer, el hombre les ha dicho que es el nuevo inquilino y que le habían alquilado la casa; de hecho ya había colgado hasta sus propios cuadros en las paredes. Los propietarios alegaban que era imposible que nadie se la hubiera alquilado cuando ellos, los verdaderos dueños, se encontraban de viaje.

Se ha dado aviso a las fuerzas de seguridad y se ha desplazado al lugar una UII de la Policía Local (Unidad de Intervención Inmediata), que se encargará de la investigación. El hombre ha mostrado a los agentes una especie de contrato; aunque no parecía del todo fiable por la falta de algunos detalles como el nombre o el dni. Los agentes investigan si se trata de un contrato falsificado por él mismo inquilino o si éste ha sido estafado por alguna otra persona.

Propietarios y nuevo inquilino han llegado a un acuerdo y se le han concedido algunos días al hombre para proceder de nuevo a la mudanza; esta vez, para dejar la casa libre a sus verdaderos propietarios. También ha anunciado que denunciará lo ocurrido, ya que él defiende que ha sido engañado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.