El huracán de categoría 4 ‘Harvey’ ha tocado tierra este viernes a última hora entre las poblaciones de Port Aransas y Port O’Connor, en Texas, con lluvias torrenciales y unos vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora, según ha informado el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés).

La cadena CNN ha indicado que ‘Harvey’, que podría causar daños catastróficos en la zona, es el huracán de mayor intensidad desde el huracán ‘Charley’ en 2004.

A pesar de que miles de personas han huido de la zona, muchos residentes han desafiado las órdenes de evacuación y han decidido permanecer en sus viviendas.

“Hemos sugerido a las personas que se queden que escriban sus nombres y el número de la Seguridad Social en sus brazos. Odiamos hablar de este tipo de cosas, pero es la realidad. La gente no nos escucha”, ha aseverado el alcalde interino de Rockport, Patrick Rios.

Las autoridades estiman que unas 5,8 millones de personas se encuentran en la zona que se verá atravesada por el huracán, donde se encuentran además un gran número de refinerías de petróleo.

La combinación de las fuertes lluvias y el intenso viento dejarán el sur de Texas “inhabitable durante semanas e incluso meses”, ha aseverado el Servicio Nacional Meteorológico de la localidad de Houston. Según los expertos, la tormenta es comparable al Katrina, que dejó 1.800 muertos en 2005.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este viernes una declaración de desastre para el estado de Texas siguiendo la petición del gobernador de Texas, Greg Abbott, en un intento por “liberar las ayudas gubernamentales” necesarias para hacer frente a la llegada del huracán de mayor intensidad de los últimos doce años.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.