“Mala suerte” habrá pensado el conductor y en realidad, buena fortuna para el resto de conductores de la vía; eso es lo que le ha ocurrido a un conductor que ha sufrido un accidente esta madrugada en el cruce de las calles 31 de diciembre y Rosselló i Caçador.

El suceso tuvo lugar sobre las 02:50 horas. Un Peugeot gris circulaba en sentido Alfons el Magnànim mientras que un BMW lo hacía por Rosselló i Caçador. Al parecer, el conductor del Peugeot, se ha despistado y se ga saltado el semáforo en rojo.

Ha impactado contra el otro coche y ha derribado un semáforo en el camino. Afortunadamente ninguno de los dos ha resultado herido. Lo curioso del asunto ha llegado con la Policía Local. Al llegar los agentes, han comprobado que ninguno de los dos tenía el coche asegurado.

El conductor víctima del accidente aseguraba que su seguro estaba en vigor pero no constaba en la base de datos policial. Ambos han sido sometidos a la prueba de alcoholemia; el conductor que ha provocado el accidente ha arrojado un resultado negativo pero el conductor víctima del accidente ha triplicado la tasa permitida. Los agentes le han imputado un delito contra la seguridad vial.

Golpea dos vehículos y se da a la fuga

No fue el único accidente de la madrugada. Ocurrió en el cruce de las calles Avenida Alemania y Baró de Pinopar. Un Skoda blanco circulaba por la vía, golpeó a un BMW y se dio a la fuga, durante la huida golpeó a un Mercedes y tampoco se paró. El conductor golpeado siguió al fugado, que escapó hacia Camí de Jesús y General Riera hasta desaparecer hacia Establiments.

El conductor no ha podido perseguirle porque el fugado conducía temerariamente a toda velocidad y saltándose los semáforos en rojo; aunque al menos, ha conseguido su matrícula. Ahora la Policía Local está realizando las gestiones pertinentes para localizarle.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.