La hermana de uno de los investigados en la causa para esclarecer la presunta trama corrupta en la Policía Local ha presentado una querella criminal contra el juez instructor, Manuel Penalva, y el fiscal, Miguel Ángel Subirán, por presuntos delitos de obstrucción a la justicia, torturas vindicativas, falsedad documental y prevaricación judicial.

La querella se ha presentado esta mañana ante los Juzgados de Palma y el Tribunal Superior de Justicia de Baleares. Los abogados de la denunciante –dos de los letrados defensores en la causa de la corrupción policial, José Ignacio Herrero y Vicente Campaner– solicitan que, como medida cautelar, se obligue al juez y al fiscal a grabar todas las diligencias judiciales que se intervengan y a que esté presente en ellas el secretario judicial.

El hermano de la querellante, un ciudadano rumano, fue detenido y enviado a prisión por presuntamente haber agredido en julio a un testigo protegido que denunció el supuesto tráfico de drogas en Tito’s. Por estos hechos se abrió una pieza separada.

Los abogados aseguran que se pretende enviar a juicio al investigado “privándole de una correcta instrucción” y “sin poder realizar una investigación exhaustiva”.

El investigado aseguró que en el momento de la presunta agresión se encontraba con sus compañeros de piso en casa. Por ello, su abogado solicitó que se citase a declarar como testigos a los compañeros de piso. En este sentido, el letrado protesta porque la policía “no realizó la más mínima gestión para la averiguación de los hechos”.

Además, los querellantes acusan al juez y al fiscal de actuar con parcialidad y de amedrentar y desestabilizar a los testigos de la defensa para “confeccionar su verdad”. También les acusan de “atribuir a los testigos manifestaciones distintas a las que han hecho”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.