El Sindicato de Técnicos en Cuidados de Enfermería (TCE) ha explicado, a través de una nota de prensa que la moratoria de exigencia del catalán para médicos y enfermeros diplomados es un “agravio inasumible y discriminatorio”.

En una nota de prensa, el Sindicato ha explicado los principales problemas a los que este colectivo se enfrenta desde hace tiempo.

Según han informado, los TCE “llevan tiempo soportando una sobrecarga laboral como consecuencia de la escasez de profesionales que no se solucionará mientras las plantillas no se correspondan con las necesidades reales de los servicios. Sin embargo, el argumento de la limitación de la tasa de reposición para no aumentar el número de plazas no es excusa para que no se lleven a cabo las contrataciones para sustitución de los profesionales en situación de Incapacidad Temporal o descansos reglamentarios y que sobrecargan indebidamente a los profesionales”.

Y añaden: “El reconocimiento oficial por parte del IB-Salut de la escasez de plazas para Técnicos en Cuidados de Enfermería convocadas en la Oferta Pública de Empleo de Baleares no es ninguna novedad ni para IB Salut, ni para SAE ni, por supuesto para los Técnicos en Cuidados de Enfermería. Sin embargo, no es la escasez de plazas lo que más malestar ha generado entre los TCE”.

Para el Sindicato, el anuncio realizado en la tarde de ayer en relación con la moratoria de dos años en la exigencia del catalán “únicamente para médicos y enfermería diplomada, además de ser discriminatorio, es un agravio inasumible para todos los profesionales TCE que se presenten a la convocatoria de ayer, a quienes sí se les exige un determinado nivel de catalán”.

Entienden que esta moratoria “para otros profesionales a la larga es dispensarles de un requisito que para los Técnicos en Cuidados de Enfermería es obligatorio. Si bien el objetivo de la Administración es facilitar que los usuarios de la red sanitaria pública puedan ser atendidos en catalán de seguir así, solamente serán atendidos en catalán por los Técnicos en Cuidados de Enfermería”.

Por todo ello, anuncian que “SAE está llevando a cabo un estudio de las repercusiones que se van a derivar de esta nueva situación en relación con los criterios lingüísticos y no descarta emprender acciones legales contra esta situación si se confirmara la flagrante discriminación que este hecho tendría en los profesionales de la enfermería básica”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.