Foto: Reuters

Los Veintiocho han acordado boicotear la apertura de la Asamblea Constituyente en Venezuela, a la que no acudirá ninguno de los embajadores de los países de la Unión Europea acreditados en Caracas.

“Ninguno de los embajadores de la UE en Caracas participarán en la ceremonia de apertura de la Asamblea. Hay un acuerdo común y se ha decidido”, han informado a Europa Press fuentes diplomáticas.

Se trata de una de las opciones discutidas “en los últimos días” por los Veintiocho como forma de expresar malestar por la situación política en Venezuela después de que la Unión Europea reclamara “gestos políticos” al Gobierno del presidente, Nicolás Maduro, para frenar las celebración de las elecciones a la Asamblea Constituyente del pasado domingo y que ha sido boicoteada por la oposición.

España ya dejó claro el domingo que no reconocerá los resultados de la Asamblea Constituyente y ha reclamado este martes que la UE apruebe medidas “restrictivas” contra “los responsables de la situación” en Venezuela tras la nueva detención de los líderes opositores Antonio Ledezma y Leopoldo López.

El ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis, ya reclamó a sus homólogos de la UE el pasado 17 de julio explorar sanciones “selectivas” e “individuales” contra dirigentes venezolanos si Caracas no frenaba las elecciones a la Asamblea Constituyente celebradas el pasado domingo.

Portugal ha rechazado la opción de las sanciones al temer por la situación de su numerosa colonia de nacionales en Venezuela y sus intereses económicos en Venezuela y, más recientemente, Grecia también ha mostrado su rechazado a sancionar al régimen venezolano.

“Creemos que la Unión Europea debe crear la base para desempeñar un papel más eficaz en el futuro, como mediador, por ejemplo, junto con otros. Cualquier tipo de sanción podría traer el resultado opuesto”, han explicado a Europa Press fuentes diplomáticas griegas.

“Reconocemos al Gobierno de Maduro. ¿Por qué no reconocer el procedimiento que sale de esta Constituyente?”, han advertido las fuentes, que han justificado el visto bueno de Atenas al acuerdo a 28 de no acudir a la inauguración de la Asamblea Constituyente para mantener “el espíritu de unidad de la UE”.

El Gobierno de Atenas mantiene como principio en que “no hay que interferir en los asuntos domésticos de un país”. “Reconocemos la Constitución del país. La Asamblea Constituyente es el resultado del artículo de la Constitución que ofrece la base para este procedimiento de elección”, han precisado las fuentes, que han insistido en que Grecia “no tiene ciudadanos en Venezuela, ni intercambios comerciales, ni inversiones”.

“Por ahora no se habla de sanciones”, han explicado este miércoles fuentes diplomáticas a Europa Press, al tanto de las consultas entre Estados miembro en los últimos días.

Los Veintiocho están trabajando “en una declaración común, con la idea de publicarla, si es posible hoy y en cualquier caso antes de la Asamblea Constituyente en Venezuela celebre su primera reunión”. El texto sobre la mesa alude a la posibilidad de tomar “otras medidas, pero por ahora no se habla de sanciones”, han precisado las fuentes diplomáticas consultadas.

“Las sanciones todavía no están en la mesa pero son una opción”, aseguraron este martes a Europa Press otras fuentes diplomáticas. “Todo un conjunto de acciones están siendo discutidas. Pero nuestra prioridad es la ayuda urgente para el pueblo venezolano y rebajar la tensión, promover una solución política a la crisis y estamos listos para dar un apoyo ulterior a los esfuerzos de mediación regional”, ha explicado en rueda de prensa Catherine Ray, portavoz de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.